Julio 2018

LOS MÚLTIPLES BENEFICIOS DEL COLÁGENO HIDROLIZADO

Pura proteína.

El colágeno es la proteína más abundante del organismo: constituye casi un tercio de la proteína total del cuerpo. No solamente es abundante, sino que además se encuentra en todos los órganos y tejidos, ya que es esencial para proteger y asegurar el correcto desarrollo de órganos vitales, músculos, cartílagos, tendones,

ligamentos, huesos, piel, córnea, pared de vasos sanguíneos, encías y dientes.

Como parte del proceso de envejecimiento, a partir de los 25 años los niveles de colágeno comienzan a reducirse a un ritmo de 1,5 por ciento anual. En consecuencia, para los 45 años los niveles de colágeno en el cuerpo habrán disminuido de forma notable.

Esta baja del colágeno tiene múltiples efectos. Puede dar pie a un envejecimiento prematuro, aumentar las molestias y los dolores en articulaciones y músculos, e incrementar los problemas en los ojos o en los dientes y las encías.

Además, la piel, el pelo y las uñas pierden elasticidad y suavidad. En el peor de los casos, se detectan deficiencias en el sistema cardiovascular y linfático.

Pero todos estos problemas pueden evitarse de forma muy sencilla, con una dieta alta en colágeno suplemental, que revierte los efectos del envejecimiento hasta en un 45 por ciento.

 

Beneficios en huesos y músculos

El colágeno hidrolizado es un producto natural completamente seguro: no tiene efectos adversos, como comprueba su amplio historial de uso clínico. Se indica para prevenir o ayudar a tratar la osteoartritis reumatoide y lesiones deportivas, así como también luego de accidentes, ya que impide o retrasa la degeneración

progresiva del tejido cartilaginoso.

Cuando el cartílago se afina o bien desaparece, los huesos se rozan, lo que provoca un fuerte dolor y hasta deformaciones, además de la pérdida de líquido sinovial, que lo protege y lubrica. En esos casos, es el colágeno el que ayudará a su regeneración, dotándolos de fuerza, tensión y resistencia, gracias a los aminoácidos que aporta. De esa forma, el dolor baja, y también el consumo de analgésicos. Del mismo modo, ayuda a reparar ligamentos, tendones, articulaciones y huesos en general.

 

Beneficios en la piel

El consumo de colágeno también parece aumentar la densidad ósea, especialmente en condiciones de deficiencia de calcio y proteínas, por lo que es un excelente auxiliar en el tratamiento de la osteoporosis.

El colágeno también cuenta con importantes propiedades dermatológicas: fortalece e hidrata la piel, al reforzar la capacidad de sus tejidos para retener agua. Eso se debe a que aporta aminoácidos esenciales que permiten recuperar la compleja estructura y el entramado fibroso de la piel, lo que se traduce en menos arrugas faciales y líneas finas de expresión. También deja el pelo más fuerte y con más brillo, a la vez que reduce su pérdida. Las uñas también se ven fortalecidas, con un crecimiento armónico y sin alteraciones.

 

Este producto natural y completamente seguro previene enfermedades, regenera tejidos y hasta ayuda a subir las defensas del cuerpo. Pero, además, es esencial para retrasar el envejecimiento por dentro y por fuera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El colágeno en nuestra alimentación

Las carnes son la fuente principal de colágeno, porque se trata de una proteína que solo los organismos animales pueden producir.

Mientras tanto, los organismos vegetales, si bien no proveen colágeno directamente, son capaces de estimular al organismo para que lo produzca.

Propiedades antioxidantes y otros beneficios

El colágeno es un potente antioxidante: aumenta la energía y disminuye el tiempo de recuperación después de hacer actividad física.

Además, dado que es precursor de aminoácidos esenciales, garantiza un correcto metabolismo de la energía en las células musculares. También fortalece y refuerza el sistema inmunológico.

Las propiedades del colágeno hidrolizado no terminan ahí. Debido a su acción coloidal, ayuda en trastornos del colón, gastritis, acidez y estreñimiento. Y, como produce un efecto de saciedad y no tiene grasa, colesterol ni carbohidratos, es altamente recomendado en dietas adelgazantes.

El sistema cardiovascular también se ve beneficiado con este producto, ya que previene que se enferme gracias a que restituye la elasticidad a las válvulas de los vasos sanguíneos y linfáticos, y así evita que se rompan por el endurecimiento de las mismas, lo que contribuye a un menor aumento de la presión arterial.

Incluso el sistema linfático aprovecha las propiedades del colágeno hidrolizado, ya que esta molécula favorece la eliminación de toxinas, lo que ayuda a disminuir la celulitis y a desvanecer estrías. Es que una adecuada estructura de colágeno en la piel no permite que la grasa aflore hacia la superficie, lo cual impide que se forme el tan famoso aspecto de piel de naranja.

En cualquier caso, es clave recordar, antes de tomar cualquier medicamento o suplemento alimentario, que hay que ir al médico para saber si el cuerpo realmente lo necesita.



Julio 2018

LA PIEL DURANTE EL INVIERNO

Cuidados y tratamientos.

La llegada del invierno implica cuidados especiales para nuestra piel y nuestro cuerpo. No solo por cuestiones estéticas, sino también de salud. A continuación, repasamos algunos consejos para llegar a la primavera de la mejor forma.

Primero, nos concentraremos en las manos, que están muy expuestas durante el invierno, especialmente si no usamos guantes. Al lavarlas o usar alcoholes en gel para desinfectarlas, también podemos contribuir a resecarlas. Segundo, revelamos las mejores técnicas para cuidar la piel del resto del cuerpo y, especialmente, del rostro, y luego presentamos los mejores tratamientos para el invierno, desde peelings hasta depilaciones. No solo hay que protegerse del frío, sino también aprovechar esta época del año para hacer lo que no conviene durante el verano.

El frío llegó para quedarse y esto puede traer consecuencias para nuestra piel, sobre todo en las zonas más expuestas del cuerpo.

Durante el invierno, las manos se agrietan y se tornan ásperas, las cutículas se engrosan y aparecen pellejitos de piel alrededor de las uñas, también conocidos como “padrastros”. Esta resequedad se produce, probablemente, por la combinación de un clima seco en el exterior y la calefacción en el interior.

Al lavarse las manos frecuentemente para evitar el contagio de enfermedades y luego no se usar cremas, se intensifican las agresiones que recibe esta parte del cuerpo durante el invierno. El alcohol en gel sin propiedades humectantes puede producir el mismo resultado negativo.

Un cuidado básico consiste en mantener la piel humectada aplicándo cremas varias veces por día, sobre todo después del baño o de lavarse las manos. Podemos recomendar usar jabones suaves y productos con componentes hidratantes.

Por otro lado, no debemos lavarnos con agua muy caliente, y al secarse las manos, es ideal hacerlo con una toalla seca y no con un secador de aire caliente. Si no hay alternativa, entonces debemos colocar las manos a 15 centímetros del secador. Al lavar los platos, son imprescindibles los guantes de goma o los cepillos de mango largo, para evitar el contacto con el agua caliente.

Además, durante el invierno, el frío puede afectar nuestra circulación sanguínea, nuestra piel puede volverse violácea y pueden producirse sabañones (inflamaciones muy dolorosas debajo de la piel). En lo posible, no debemos salir a la calle sin guantes de lana. Finalmente, es importante alimentarnos equilibradamente, con frutas y verduras, y tomar al menos un litro y medio de agua por día.

De esta forma, nuestra piel se hidratará de adentro para afuera, no solo la de las manos sino la de todo el cuerpo.

 

Más allá de las manos, nuestra piel requiere un cuidado diario: desmaquillar y limpiar, hidratar y proteger. Se pueden agregar otros procedimientos, que contribuyen a restaurar, preservar y rejuvenecer la dermis, pero estos simples pasos ya son suficientes.

Lo ideal es empezar a cuidar la piel a partir de los 25 años con una rutina que incluya higiene e hidratación. Por otro lado, la fotoprotección debe empezar desde los primeros años de la niñez ya sea en primavera y verano, o en invierno.

Pero durante el invierno, se necesitan cuidados especiales. Con los primeros fríos, comenzamos a notar ciertos cambios en nuestra piel ya que sufre las variaciones bruscas de temperatura: pasamos del frío y el viento del exterior a los ambientes calefaccionados de inmediato. Este cambio de clima provoca que el agua que está en la piel se evapore causando una deshidratación intensa. Sin contar que también solemos bañarnos con agua a temperaturas muy altas provocando un extremo térmico que genera el mismo efecto.

Los pómulos rojos y la piel sin brillo son señales de una piel deshidratada, y en invierno estos efectos son incluso más notables. Se recomienda hidratar constantemente la piel, usar protección solar, tomar por lo menos un litro y medio de agua por día y realizar exfoliaciones corporales y faciales quincenalmente. De esta manera, podemos mejorar el estado de nuestra piel durante los difíciles meses de invierno. Aunque, obviamente, éstas son solo las alternativas más simples.

Cada época del año es especial. El frío invernal puede dañar la piel y es necesario tomar ciertos recaudos. Sin embargo, con el cambio de estación también cambian nuestros hábitos, y el hecho de que estemos menos tiempo bajo el sol significa que podemos realizar tratamientos que no son recomendables durante el verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando llega el frío, podemos revertir el daño solar y los descuidos de los meses anteriores, y reducir los kilos ganados en las vacaciones y modelar nuestro cuerpo. Además, en verano, no se recomiendan ciertos tratamientos, especialmente los que tienen como contraindicación la exposición directa al sol, y por lo tanto, en invierno, podemos aprovechar para llevarlos adelante. Muchas personas, por ejemplo, realizan depilaciones definitivas recién cuando disminuye la temperatura.

Los procedimientos más solicitados durante el invierno son: para el cuerpo, la ultracavitación hiperbárica, el circuito anticelulítico, la anti flaccidez, la depilación definitiva hiperbárica, la escleroterapia hiperbárica y el lápiz electrónico para arañitas hiperbárico; y para el rostro, la microdermoabrasión, el peeling hiperbárico, el plasma rico en plaquetas hiperbárico, los hilos de relleno, el lápiz electrónico para arañitas faciales, el punto de rubí y el láser para rosácea.

El Plasma Rico en Plaquetas Hiperbárico (PRP-HB), un tratamiento conjunto que revitaliza la piel y las articulaciones, y aporta un poder inflamatorio y rejuvenecedor. Es superior al plasma rico común, ya que es rico tanto en plaquetas como en oxígeno.

Esto es importante, porque las articulaciones también sufren durante el invierno, particularmente en aquellos con artrosis, una enfermedad articular crónica que puede afectar a cualquiera, sin importar la edad, aunque es más común en las mujeres. Dentro de una cámara hiperbárica, se inyecta el PRP-HB, y los factores de crecimiento estimulan a los fibroblastos para de esta manera desencadenar la producción de colágeno. Este procedimiento es ideal para toda la piel, pero especialmente para el rostro, el cuello, el escote y las manos, que son los lugares donde aparecen los primeros signos del envejecimiento. Al mismo tiempo que utilizamos la vía trans-epidérmica para reparar y rejuvenecer la piel, se aplica el PRP-HB con agujas muy pequeñas en la región afectada por la artrosis, de tal manera que se logra la revitalización y el rejuvenecimiento dérmico y articular en la misma sesión.

 

A continuación, compartimos algunas recomendaciones para evitar el deterioro de la dermis.

  • Disminuir las cantidades de café

El consumo excesivo de café puede infundir una gran cantidad de cafeína en el torrente sanguíneo. Cuando esto sucede, los vasos sanguíneos se encogen y obstaculizan el flujo de sangre y líquido a las zonas sensibles del cuerpo.

 

  • Consumir vitamina E

La vitamina E desempeña un papel importante en la lubricación de las fibras de colágeno, los tejidos y las células de la piel, lo que ayuda a recuperar la humedad. También trabaja en la normalización de la producción de sebo en el cuerpo.

  • Usar cremas o contorno de ojos

Mejora la condición general de la piel, previene arrugas y si ya hay flacidez en la zona, quizás sea una solución para la laxitud. Las cremas de contorno de ojos con serum reafirman y eliminan las bolsas u ojeras, mientras que el contorno de ojos con activos rellenadores consigue eliminar las arrugas al estimular la producción natural de colágeno, y alisar y llenar las líneas de expresión.

 

 

 

 

Asesoraron:
Belén Couso Cosmetóloga
Lorena Carballo Especialista del consultorio Belesan



Junio 2018

LA ENFERMEDAD CELÍACA

Intolerancia al gluten.

La enfermedad celíaca es genética y se observa en miembros de una misma familia, tanto niños como adultos. Es un trastorno en el intestino delgado causado por una respuesta autoinmune ante la ingesta de gluten, una glicoproteína presente en los cereales TACC: trigo, avena, cebada y centeno. El gluten está compuesto por gliadina, que es la que genera la intolerancia alimentaria provocada por las proteínas.

En la fisiopatología se explica el daño de la enfermedad celíaca: el organismo reconoce como extraño el gluten y genera anticuerpos – antigliadina, antiendomisio y antirreticulina – que terminan llevando las vellosidades intestinales a la atrofia. Esto resulta en una incapacidad de absorción de nutrientes, vitaminas y demás elementos indispensables.

Es muy importante que el diagnóstico se haga lo más temprano posible, ya que la gravedad de la enfermedad depende de la edad de presentación y del tiempo que transcurra entre el diagnóstico correcto y el tratamiento correspondiente, es decir, una dieta libre de gluten de por vida. Sólo de esta manera puede ser reversible la atrofia intestinal.

 

En la Argentina, se considera estadísticamente que 1 de cada 100 personas es celíaca y que existen un total de 400.000 celíacos. Los síntomas de la enfermedad son variados: diarrea, hinchazón abdominal, disminución de peso, malnutrición, vómitos, anemia y constipación. En el caso de los niños, se observa retraso en el crecimiento y desnutrición. También se han advertido dolores óseos y articulares, alteraciones al esmalte dental, aftas orales, irritabilidad, esterilidad y abortos a repetición.

 

La manifestación dermatológica de la celiaquía se llama Dermatitis Herpetiforme de Diuring (DHD). Produce ampollas, vesículas, pápulas bilaterales y simétricas y un intenso prurito, descrito como una muy característica quemazón en la piel. Este cuadro se revierte con la dieta sin gluten, al igual que los síntomas digestivos.

Esta enfermedad daña el revestimiento del intestino delgado e impide la absorción de partes de los alimentos importantes para la salud. El daño se debe a una reacción por ingerir gluten, encontrado en el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Un régimen estricto sin gluten conduce a la desaparición de los síntomas clínicos.

 

 

 

 

 

La DHD se asocia también a otras afecciones, como enfermedades hepáticas autoinmunes, diabetes tipo 1, enfermedades autoinmunes de tiroides, artritis reumatoidea y enfermedad de Adisson.

Para el diagnóstico, una vez que tenemos la sospecha clínica, se deben aplicar el anticuerpo antitransglutaminada IgA y un dosaje de inmunoglobulina A total en suero (Ig A total). También se pueden aplicar los anticuerpos antigliadina IgG, antigliadina IgA y antiendomisio YgA. El estudio genético se puede completar con DQ10 y DQ8, aunque el diagnóstico final lo determina la biopsia intestinal.

Con la dieta sin gluten, se logra una mejoría clínica en aproximadamente dos semanas. Los anticuerpos se normalizan entre los seis y doce meses, mientras que las vellosidades intestinales lo hacen a los dos años, tanto en niños como en adultos, aunque en el caso de estos últimos no hay una recuperación total.

Es esencial educar al paciente y a su entorno familiar sobre la dieta correcta. Ésta no debe ni contaminarse ni mezclarse con alimentos que no puedan ser ingeridos, y el paciente deberá cuidarse de no consumir medicamentos que puedan incluir TACC entre sus conservantes. Para vigilar la dieta de cada día, existe una lista organizada por ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) que es de fácil acceso para pacientes y médicos.

Vale reiterar lo crucial de un diagnóstico precoz. Las complicaciones que se pueden producir por dilatar la detección son muy graves: adenocarcinoma de intestino delgado, linfoma de células T y cáncer de boca, faringe y esófago, entre otras afecciones.

En el tratamiento, se pueden indicar glutamina 500 mg cada 8 horas y lactobacillus 3 billones por 30 días. Además, por supuesto, de una dieta sin TACC.

Dra. Mercedes Cordone.Especialista en Dermatología.



Junio 2018

Aceite de argán

Un producto milenario para el cuidado de la piel.

El aceite de argán es un secreto antiguo que nació en el norte de África y migró, con el tiempo, por todo el mundo. Se extrae del árbol Argania spinosa, que se encuentra por el suroeste de Marruecos, el oeste de Argelia y el norte del Sahara Occidental. A través de un proceso complejo y - hasta hace poco tiempo - totalmente artesanal, la semilla de los frutos de este árbol se convierte en un aceite que puede ser utilizado para ejercer funciones alimenticias y cosméticas, razón por la cual se convirtió, a través de los siglos, en uno de los pilares de la cultura berebere. En este artículo, repasaremos la historia del aceite de argán, sus múltiples aplicaciones y presentaremos el aceite de Argan de Laboratoires Serobiologiques, un producto fabricado sobre la base de esta creación africana.

Hace miles de años, la cultura oral y escrita de los bereberes marroquíes empezó a referirse al argán: un árbol de troncos tortuosos, ramillas que terminan en espinas fuertes y hojas finas y alargadas, vinculado con zonas áridas. Estos árboles alcanzan hasta los 10 metros de altura - aunque la media es entre 5 y 6 metros -y viven alrededor de dos siglos. Sus raíces, adaptadas a los suelos desérticos donde suelen extenderse, son muy profundas, para así poder sobrevivir con unas pocas lluvias anuales. Su fruto - carnoso y ovoide - tiene entre 2 y 4 centímetros de largo y entre 1 y 3 centímetros de ancho. De las semillas de este fruto, se extrae un aceite que, en las prácticas culturales de los bereberes, reemplaza al aceite de oliva, además de cumplir otros roles que este último no puede llegar a desempeñar de la misma forma.

Sin embargo, la extracción de dicho aceite no es para nada simple. Los huesos de los frutos se recogen de dos formas, la primera bastante singular. Las cabras que viven y se alimentan en las zonas donde crece el argán se suben a este árbol para comer sus hojas, brotes y frutos durante las épocas de sequía, cuando no abunda el pasto. Al rumiar, las cabras escupen el hueso del fruto y este puede ser recogido por cualquiera. Otra técnica, menos pintoresca, radica en simplemente recoger los frutos cuando estos caen maduros al pie del árbol. Los mismos se dejan secar y, finalmente, se pelan para acceder al hueso.

Una vez que se obtiene el hueso del fruto, este se debe partir para llegar a las tres semillas o pipas en su interior, tarea que, en la sociedad berebere, es tradicionalmente otorgada a las mujeres y los niños, quienes tuestan, machacan y muelen las semillas Cabras comiendo frutos del árbol de argán hasta producir una suerte de miel de color marrón, que luego se deja secar durante una semana. Una vez seca, la misma se mezcla con grandes cantidades de agua - y es importante la calidad del agua para la posterior conservación del producto final - hasta obtener una pasta o torta suave. Las mujeres luego amasan esta pasta hasta que empiece a salir el aceite. 

Después de separar las frutas secas, se abre el carozo extremadamente duro entre dos piedras. Las semillas se eliminan de las nutshells y son ligeramente tostadas para mejorar el sabor del aceite.

Es un proceso artesanal que los bereberes manejan desde hace mucho tiempo y sólo hace unos años aparecieron alternativas industriales.

 

Con el pasar de los años, nuestro cuerpo envejece, se ralentiza la reproducción de las células de la piel, se debilitan las células grasas, pierden fuerza las fibras de elastina y colágeno y el cuerpo pierde elasticidad y disminuye su retención de líquido. Todos estos procesos - junto con otros factores biológicos, ambientales y hasta anímicos, como el estrés -pueden ser desencadenantes de problemas cutáneos y contribuir a que la piel pierda su brillo y forma y se encuentre más expuesta a daños de cualquier tipo.

El aceite de argán, además de su uso gastronómico tiene excelentes propiedades cosméticas y sirve para contrarrestar muchas de las complicaciones mencionadas en el párrafo anterior. 

Es por eso que las mujeres bereberes lo han utilizado durante tanto tiempo para proteger su piel de las inclemencias climáticas que se presentan en Marruecos. En la Universidad de Metz, en Francia, el Dr. Rachid Soulimani y su equipo pudieron comprobar que el aceite de este árbol rejuvenece las células. Entre las diferentes situaciones en las que el aceite de argán puede funcionar como regenerador, vale destacar el envejecimiento hormonal y cronológico, el fotoenvejecimiento, los efectos del viento en la piel y las enfermedades dermatológicas, como la neurodermitis, el acné y la soriasis. Era sólo cuestión de tiempo hasta que el argán saliera al mundo.

 

Debido a su excepcional contenido de ácidos grasos insaturados, el aceite de argán motiva la restauración de la película hidro-lipídica de la piel. Tiene una concentración de ácido linoleico tres veces mayor que el aceite de oliva, lo que resulta clave en cuanto a la utilidad cosmética del aceite de argán. El ácido linoleico es un ácido graso omega- 6 precursor de la vitamina F y, al ser un ácido graso esencial, cumple un rol decisivo en la preservación de la integridad celular. Además, el alto contenido en tocoferoles naturales logra que el aceite de argán sea una buena herramienta contra los radicales libres y proteja contra el estrés oxidativo.

Obviamente, los beneficios del argán no podían quedarse escondidos en el continente africano para siempre.

Desde hace muchos siglos, los bereberes marroquíes extraen las semillas de los frutos de un árbol excepcional, el argán, para producir un aceite que utilizan como alimento y cosmético.

Hoy en día, el proceso ha sido actualizado. Productos derivados de dicho árbol se comercializan por el mundo, con el objetivo de ayudar contra el envejecimiento, proteger la piel del sol, cuidar las uñas, fortalecer el cabello y contrarrestar enfermedades dermatológicas.

 

 

 

 

 

En un suceso que poco tiene de sorpresivo, muchas empresas empezaron a comercializar distintos productos derivados de este árbol, para servir en operaciones cosméticas y combatir el envejecimiento, entre otros usos. Una de estos productos proviene de Laboratoires Serobiologiques, una división de Cognis France, que ahora es parte del grupo BASF. Se trata del aceite de Argan, un “aceite extra virgen” de argán que se obtiene a través de una extracción mecánica por presión en frío. Según estudios realizados por Rocío Marfil Navarro, del Cuerpo Superior Facultativo de la Junta de Andalucía, y profesores de la Universidad de Granada, esta modalidad de presión en frío es superior a las técnicas tradicionales, ya que promueve la preservación del aroma, la composición química y el valor nutricional del aceite.

El producto se prepara en la red de cooperación Targanine, creada en 1996 por el profesor Zoubida Charrouf, de la Universidad Mohamed V, ubicada en la ciudad de Rabat en Marruecos.

Laboratoires Serobiologiques pactó un convenio con Charrouf y Targanine, para aprovechar los conocimientos tradicionales y locales que estos últimos le podían brindar al laboratorio francés. Pero la estrategia detrás del convenio va más allá de un simple lucro económico. También apunta a fomentar el desarrollo de Marruecos, servir como vía de trabajo para las mujeres de aquel país africano, proteger el medio ambiente en general y el bosque de argán de Marruecos en particular y funcionar como soporte económico para todos los que participan de las redes de cooperación.

 

El aceite de Argán se puede aplicar en varias situaciones, contextos e incluso partes del cuerpo. En el cuidado de la piel, ayuda contra los radicales libres y el envejecimiento, nutre la piel seca, actúa como sebo-regulador para pieles grasas, acelera la regeneración de la piel dañada y resulta ideal para masajes. El aceite de Argán también sirve para fortalecer el cabello, además de darle brillo y suavidad, y logra nutrir y revitalizar el cuero cabelludo. Finalmente, también ayuda a cuidar las uñas, a través de una mezcla con jugo de limón, que se puede usar para reforzar uñas quebradizas.

El aceite de Argán de Laboratoires Serobiologiques, entonces, se perfila como una actualización y comercialización ideal de un producto antiquísimo. Con un modelo de producción sustentable y ético, pretende ayudar a los productores autóctonos, conservar el medio ambiente al proteger los bosques de argán que hacen posible el negocio y expandir los beneficios de aquel árbol marroquí por todo el mundo, para que todos puedan disfrutar de sus cualidades especiales para el cuidado del cuerpo.

En cuanto a los ácidos grasos, el ácido oleico y el ya mencionado ácido linoleico son los más presentes, como se puede ver en la composición que se muestra a continuación:

Taxonomía

Argania spinosa fue descrita por (Carolus Linnaeus) Homer Collar Skeels y publicado en U.S. Department of Agriculture Bureau of Plant Industry Bulletin 227: 28, en el año 1911.

Sinonimia Argania sideroxylon Roem. & Schult.

Elaeodendron argan Retz. Sideroxylon argan (Retz.) Baill.

Sideroxylon spinosum L.

Tekelia spinosa (L.) Scop.

Verlangia argan (Retz.) Neck. ex Raf.

Argania spinosa, (sinónimo A. sideroxylon Roem. & Schult.) es una especie de planta de flores perteneciente a la familia Sapotaceae, siendo endémica de los semidesiertos calcáreos del suroeste de Marruecos, el norte del Sáhara Occidental (en las cercanías de El Aaiún y Smara) y la provincia de Tindouf, en el oeste de Argelia. Es la única especie del género Argania y recibe en español el nombre indistinto de argán y erguén (no confundir con las especies del género Calicotome).



Mayo 2018

NUEVAS FÓRMULAS SUGERIDAS

Para dermatología y estética.

CREMA CON EFECTO BOTULÍNICO

A diferencia de las cremas antiage, destinadas a tratar las arrugas propias del envejecimiento cutáneo, este producto con efecto botuline-like centra su acción en las arrugas de expresión que se forman debido a la mímica facial como reír (arrugas dinámicas). Es entonces un complemento y no un sustituto de las fórmulas antiedad que contienen activos para tratar las causas y efectos del envejecimiento en la piel. El origen de líneas de expresión puede darse por contracción muscular:

  • Atrofia lineal de la dermis.
  • Desarrollo de fibrosis en la hipodermis.
  • Secuela epidérmica. Son las conocidas como «arrugas de expresión» o «arrugas dinámicas». La toxina botulínica tipo A trata este tipo de arrugas.

Sus activos principales:

  • DDBD (Dipeptide Diaminobutyroyl Benzylamide Diacetate), imita la acción de Waglerina-1, un polipéptido con efecto botulínico encontrado en el veneno de la víbora del Templo, común en Tailandia. Bloquea la transmisión neuronal a nivel de los receptores musculares Nicotínicos de Acetilcolina. Al no captar el sodio la transmisión nerviosa es inhibida y las células musculares permanecen relajadas. Actúa por la vía post sináptica ya que involucra receptores musculares.
  • Argireline® es un hexapéptido sintético (combinación de 6 aminoácidos naturales). Reduce la profundidad de las arrugas de expresión (un 27% en 30 días según estudios) y previene el envejecimiento de la piel. Actúa en la vía pre sináptica involucrando el complejo SNARE.

Ambos activos (Argireline y DDBD) se complemetan para una acción relajante más eficaz.

  • Soft Focus modifica la reflexión de la luz en las arrugas, generando un efecto difuminado.
  • Lipomoist, es altamente hidratante. Forma una película protectora sobre la piel protegiendo la barrera epidérmica.
  • Base de cristales líquidos estabiliza la emulsión porque generan liposomas.

Esta crema actúa por vía tópica para tratar las arrugas de expresión. Es una alternativa eficaz, segura, cómoda, más natural y económica a otros métodos más invasivos. Además, sirve como mantenimiento entre microinyecciones de toxina botulínica, ya que prolonga los efectos del tratamiento.

 

SUERO EPIGENÉTICO

 

Nuestro cuerpo, incluida la piel, el cabello y su apariencia, es el resultado de nuestra expresión de genes.

Epigenética es un nuevo paradigma en la ciencia del envejecimiento. Es el estudio de los mecanismos implicados en la regulación de la actividad de los genes: los mecanismos biológicos que "encenderán" o "apagarán" los genes sin alterar su secuencia. Los cambios epigenéticos pueden verse influidos por diversos factores, como la edad, el medio ambiente (radiación UV, contaminación, etc.) el estilo de vida, alimentación, las emociones y las enfermedades. Dentro de la radiación debemos considerar la influencia de la luz azul que proviene en su mayor parte de los dispositivos electrónicos tan usados en la actualidad y que también es causal del envejecimiento cutáneo. 

Aquí presentamos nuevas formulaciones antiage sugeridas, ideales para recomendar en domicilio y prolongar los tratamientos en consultorio: crema con efecto botulínico, serum concentrado de ácido hialurónico y suero epigenético.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Todos estos factores determinan la activación de los mecanismos de epigenética. Podemos regular la expresión de nuestros genes para rejuvenecer. Los genes generan proteínas involucradas en procesos regulatorios tales como: Ciclos de las células, sistemas de reparación de ADN, reacciones al estrés oxidativo, inflamación, estimulación del crecimiento del cabello, regeneración de piel, etc.

Innovación cosmética basada en la epigenética: cuidado de la piel intencionalmente eficaz. Explorar la epigenética abre una nueva puerta a los ingredientes que pueden influir en el comportamiento de los genes para mejorar su funcionalidad.

 

Los componentes principales del suero:

  • Royal Epigen es un péptido biomimético que imita la acción de la Royalactina (proteína activa de la Jalea Real) modulando la expresión de ciertos genes. Produce el rejuvenecimiento de la piel mediante la activación de mecanismos celulares.
  • Epidermosil, silicio orgánico más ácido hialurónico. Recupera el grosor y evita el afinamiento epidérmico producido por el envejecimiento.
  • L-Arginina promueve la hidratación y evita la formación de radicales libres, revitalizando y rejuveneciendo pieles envejecidas, “apagadas” y “cansadas” tanto en hombres como en mujeres.
  • Maca y Jengibre, sus extractos están enriquecidos en grupos antioxidantes como los polifenoles, vitaminas, minerales, flavonoides y aceites esenciales Parsol max es un filtro fotoestable de gran performance en el UVB y UVA que continúa su protección en el espectro de luz azul.
  • Lipomoist, es altamente hidratante. Forma una película protectora sobre la piel protegiendo la barrera epidérmica.

Este suero epigenético protege frente a factores indoor y outdoor que producen estrés oxidativo y degeneración del ADN, y celera y estimula la regeneración dérmica.

 

SERUM CONCENTRADO DE ÁCIDO HIALURÓNICO

Él Ácido Hialurónico se utiliza principalmente para devolver a la piel su volumen inicial e hidratarla en profundidad, mejorando también su tersura y luminosidad. De esta manera se corrige los primeros signos del envejecimiento cutáneo manteniendo la piel de hombres y mujeres joven por más tiempo.

La utilización de este activo en forma de suero tiene como principal característica su conformación molecular, lo que permite penetrar en la capas más profundas de la epidermis incrementando la retención de moléculas de agua y así hidratar la piel, rellenar los surcos y arrugas y devolverle al rostro la firmeza perdida.

 

Entre los principales beneficios del suero:

  • Alta concentración de ácido hialurónico, con textura de rápida absorción.
  • Restaura la elasticidad y el volumen de la piel.
  • Reduce arrugas y líneas de expresión.
  • Produce regeneración celular
  • Citoestimulante 
  • Efecto ultrahumectante instantáneo
  • Efectos visibles a partir de una semana
  • Apto para pieles sensibles


Mayo 2018

SMART PEELING

La técnica no invasiva que permite recuperar la piel.

El otoño es el momento ideal para tratar la piel de la cara luego de un verano en que la exposición al sol estuvo a la orden del día. La propuesta es poner manos a la obra y comenzar un operativo post verano tan eficaz como simple de llevar a cabo.

¿Cómo mejorar la apariencia y textura de la piel? Muy simple: con peeling. Se trata de un procedimiento dermatológico que elimina capas externas de la piel –puede ser superficial, medio o profundo– y cuyo objetivo es quitar las células muertas y favorecer la regeneración de los tejidos.

Posiblemente hayan escuchado hablar de dos tipos de peelings: el químico y el mecánico. Pero existe una tercera opción: el enzimático o inteligente.

Los peelings químicos y enzimáticos no sólo actúan sobre células muertas sino también sobre células vivas. Son muy eficaces pero producen sensibilidad al sol y no pueden ser utilizados en todos los tipos de piel. En cambio los peelings enzimáticos o inteligentes (smart peel) ofrecen una solución igual de efectiva, pero sin efectos secundarios.

Las enzimas metabólicas tienen un altísimo nivel de pureza y producen renovación celular, disminuyen las manchas y actúan sobre arrugas finas.

El peeling inteligente se recomienda en especial a aquellas personas que tienen piel sensible o son propensas a reacciones alérgicas y no pueden tomarse unos días para quedarse en casa hasta que pase el enrojecimiento de la piel luego de realizarse el tratamiento.

 

El peeling enzimático es uno de los tratamientos de exfoliado más suaves que existen y suele llevarse a cabo con productos naturales cuyo principal ingrediente es el aloe vera, y también mango o papaya, y otras enzimas vegetales capaces de penetrar en la piel para que las células muertas se desprendan sin dañar a las vivas. Los principios activos que se aprovechan de estas frutas son sustancias polifenólicas.

Los polifenoles son elementos antioxidantes que evitan la creación de radicales libres y desintoxican el organismo, interviniendo en funciones de reparación celular. Por ejemplo, en el caso del ananá se trata de la bromelina y en el de la papaya, la papaína.

Es un método beauty de exfoliación más suave y efectiva que existe para recuperar la firmeza y tersura de la cara. Se realiza en gabinete pero, a diferencia del procedimiento con ácidos, no produce enrojecimiento ni descamación de la piel, es decir que la recuperación es inmediata.

En qué consiste la técnica no invasiva que permite recuperar la piel.

 

 

 

 

 

 

La sesión dura entre 45 minutos y una hora y no exige ningún cuidado previo. La piel debe estar limpia y seca antes de comenzar el procedimiento y el grosor de la capa de producto que se aplicará lo decidirá la profesional en función del tipo de piel del paciente.

El peeling puede extenderse al cuello, escote y hasta a las manos, dejando siempre un margen de al menos medio centímetro con los ojos y las membranas mucosas.

Nunca deberá será aplicado sobre heridas abiertas ni en las 24 horas posteriores a la depilación o de un tratamiento de dermoabrasión.

El peeling enzimático contiene alfahidroxiácidos que pueden permanecer 10 minutos sobre el rostro sin arder ni picar. Para retirar el producto se enjuaga la piel con agua fría y, tras secarla, se aplica una buena crema hidratante. Es ideal acompañar la sesión con aparatología que potencia la acción que queremos lograr.

Entre los principales beneficios:

  • Ayuda a eliminar manchas.
  • Se consigue un brillo natural en la piel.
  • Activa la formación de colágeno.
  • Favorece la aparición de células nuevas.
  • Ayuda a prevenir y suavizar las arrugas y la flaccidez.
  • Da suavidad.
  • Permite que la piel se limpie de toxinas y se oxigene.

Las personas con pieles alérgicas a alguno de los componentes del peeling enzimático, así como aquellos con muchos lunares, rosácea, verrugas, ampollas, eccemas, herpes o alguna lesión sangrante, es importante que pidan autorización a su médico.

Los pacientes, acostumbrados a tratamientos un poco más agresivos, suelen irse muy conformes del consultorio al ver que recuperan la textura, el tono y la elasticidad de la piel con un procedimiento tan suave y rápido. El peeling enzimático deja el pH de la piel equilibrado y le da iluminosidad al rostro.

 

 

 

 

Fuente: Revista Para Ti. Abril 2018. Texto: Juliana Ferrini.



Abril 2018

IDEBENONA

Potente activo antioxidante y despigmentante.

Químicamente, es una benzoquinona análoga a la Co Q10 (un importante antioxidante que se encuentra en las membranas

que rodean a todas las células y en las mitocondrias, tanto en sus membranas como en el interior de las mismas). Así, esta molécula –cuyo tamaño es mucho menor que la Co Q10–, posee dos efectos

fundamentales: es un poderoso antioxidante en general y en la piel, donde además, muestra acción despigmentante. Ambos sonefectos muy requeridos para mejorar o incluso revertir trastornos relacionados con el plano estético.

 

Antes, se ha mencionado la utilización de la idebenona como un efectivo paliativo de enfermedades. Por ejemplo, en afecciones

como la Ataxia de Friedreich produce una notable mejora de la hipertrofia cardíaca. En el mal de Alzheimer enlentece la enfermedad, mejora la función cognitiva, la memoria y la transferencia de información en la membrana que separa ambos lóbulos cerebrales. Además, otras investigaciones y estudios científicos han demostrado que la idebenona es más efectiva que la Co Q10 en la conservación de órganos para trasplante.

 

Más allá de su tamaño, la diferencia primordial entre ambos compuestos son las condiciones bajo las cuales pueden o no

producir energía (A.T.P.). Por ejemplo, la Co Q10 –importante componente de las membranas celulares, la cadena transportadora

de electrones y las mitocondrias– trabaja si y sólo si hay presencia de oxígeno. En cambio, la idebenona está preparada para poder mantener los niveles de A.T.P. relativamente normales aún en

condiciones de hipoxia o isquemia. Entonces, la Co Q10 jamás podría llevar a cabo sus tareas bajo situaciones críticas (ataque cardíaco o cerebral, shock, traumas, etc.) o crónicas (envejecimiento progresivo de las arterias; con la edad el

flujo sanguíneo va disminuyendo, por lo tanto la llegada de oxígeno a los órganos es cada vez menor). Aún más, en condiciones

extremas, la Co Q10 es atacada por el escaso oxigeno remanente en la membrana y se transforma en un prooxidante generando radicales libres.

Este proceso no ocurre con la idebenona.

 

El envejecimiento de la piel, además de originarse como producto de un programa genético individual para cada uno de los seres humanos, y también a raíz de otras situaciones, está influenciado por la acción de los radicales libres que dañan las células, el ADN, el colágeno, la elastina, etc.

Por ello, es primordial distinguir entre el envejecimiento cutáneo intrínseco derivado del inevitable paso del tiempo, del extrínseco, derivado de factores medioambientales. Este último se produce

cuando un estímulo (contaminación, radiaciones, sol, oxígeno, otros) produce un átomo muy reactivo, el cual genera moléculas desapareadas y libres que atacarán a los queratinocitos, fibroblastos, fibras dérmicas, cadenas de ADN, membranas celulares, etc. Esto resulta ser un daño oxidativo.

Si bien en el mundo de la ciencia estética hablar de idebenona es un postulado muy novedoso, este activo viene siendo utilizado desde hace varios años con fines terapéuticos, debido a sus resultados en diferentes enfermedades. La molécula de idebenona se obtiene sintéticamente, por bioingeniería. Esta molécula –cuyo tamaño es mucho menor que la Co Q10–, posee dos efectos fundamentales: es un poderoso antioxidante en general y en la piel, donde además, muestra acción despigmentante.

 

 

Nuestro organismo tiene sustancias propias para neutralizar esas reacciones bioquímicas que se producen constantemente. Son nuestros antioxidante naturales.

Cuando el daño oxidativo es tan importante que no puede ser neutralizado, se produce una situación denominada estrés oxidativo, la cual requerirá de la ayuda de antioxidantes proporcionados en forma exógena.

Actualmente existen varios compuestos que contrarrestan los efectos del daño producido por los radicales libres. Algunos de ellos son: vitaminas hidro y liposolubles (A, C, D, E, K, otras); extractos vegetales (té verde, blanco, emblica, café verde, kinetina, uva, ginkgo biloba, manzanilla, etc.); péptidos y pseudo péptidos (alistín,

thymulen, etc.) y derivados sintéticos como la idebenona.

 

EPF Environment Protection Factor

Hasta nuestros días se hablaba de productos cosméticos cuyas formulaciones contenían SPF (factor de protección solar), sin embargo hoy mediante un protocolo de valoración (en el que se tomaron en consideración sunburn cell assay, photochemiluminiscence, primary oxidative products, secundary oxidative products, U.V.B. – irradiated keratinocites, etc.) se agrega un nuevo concepto de protección antioxidante cutánea al glosario

cosmecéutico: EPF (factor de protección medioambiental). Éste es el valor que se adjudica a cada sustancia antioxidante según la acción protectora que ejerza frente a los factores deletéreos del

medio ambiente.

El valor preventivo que tendrá cada uno dependerá, además, de las condiciones particulares que ejerzan influencia: sol, tabaco, contaminación, rayos U.V., etc.

La acción de los antioxidantes logra que las células tengan cierta protección aún sin filtro solar. Y la presencia de los antioxidantes en nuestras células colaboran en el aumento del SPF de los protectores solares.

En enero de 2005 se publicó en el Journal of Cosmetic Dermatology el estudio que protocolizó el valor de protección medioambiental (EPF) en donde se evaluó la acción protectora de los 6 antioxidantes cutáneos más utilizados y/o conocidos.

La idebenona cuenta con un EPF 95, colocándose en un lejano primer lugar frente al ácido lipoico (EPF 41), kinetina

(EPF 68), vitamina C (EPF 52), vitamina E (EPF 80) y Co Q10 (EPF 55).

Se debe tener en cuenta que este valor es la sumatoria general de los parámetros evaluados, es decir que a pesar de lo general, alguna sustancia puede destacarse con una excelente acción

sobre una evaluación en particular (por ejemplo: radicales libres provenientes del metabolismo del oxígeno en la membrana celular).

 

Las investigaciones científicas demostraron que, al igual que la hidroquinona, la idebenona liposomada puede inhibir la síntesis de la melanina, actuando sobre la tirosinasa. Mediante ensayos in vitro

(inhibición de síntesis de melanina vs. hidroquinona e inhibición de síntesis de dopaquinona vs. Hidroquinona) e in vivo (medición de la intensidad lumínica de la piel y cromametría), se puede afirmar

que la idebenona liposomada es un potente blanqueador y que llega a los melanocitos. Debido a esto último, se recomienda el uso de protector solar.

 

Como síntesis final, la idebenona en uso dermatológico posee una poderosa acción antioxidante, reduce la aparición de líneas finas, disminuye la hiperpigmentación, aumenta la hidratación cutánea

y mejora la firmeza y elasticidad de la piel.

 

 



Marzo 2018

GEL revitalizante capilar

Células madre vegetales para la regeneración del folículo piloso.

Estas células constituyen el método de revitalización biológica más revolucionario: son la fuente de todos los tejidos y juegan un importante papel en el desarrollo y la regeneración de la piel. Con los años disminuye la calidad de su función y es un factor fundamental en el proceso de envejecimiento de la piel y en el deterioro del folículo piloso que provoca la caída del cabello.

 

Stem Cells Capilar

Este producto formulado para el fortalecimiento y regeneración del cabello dañado, logra:

  • Retrasar la senescencia de las células del folículo piloso.
  • Disminuir la caída del cabello.
  • Prolongar la vida del cabello.
  • Los componentes seleccionados le otorgan una delicada textura, suave y sedosa, lo que confiere un sensorial muy atractivo para la aplicación.
  • Finalmente el perfume a manzana complementa perfectamente las características de este innovador producto.

El gel revitalizante capilar esta compuesto por: extracto de Malus Doméstica, tintura de Ortiga, ext. de Ginkgo Biloba y Diamino Pyrimidin-3-Oxide.

Células madre de los mamíferos

Los dos grandes tipos de células madre de los mamíferos son:

  • Las células madre embrionarias están aisladas de la de masa celular interna de blastocitos.
  • Las células madre adultas se encuentran en los tejidos adultos.

Células madre embrionarias (pluripotentes)

Pluripotentes: diferenciación de 1 célula hasta más de las 220 diferentes células de un adulto. No pueden formar un organismo completo. Son las células derivadas de la masa interior de una etapa temprana del embrión. Los blastocitos se forman después de 4 a 5 días después de la fertilización, donde se forman de 50 a 150 células.

 

Células madre adultas (multipotentes)

Diferenciación de células entre diferentes células en un tejido u órgano. Generación de todos los tipos de células de los órganos por lo cual originan potencialmente la regeneración entera de los órganos de unas pocas células.

Roles primarios: reponer las células muertas y regenerar el daño de los tejidos.

En contraste con las células madre embrionarias, las células madre adultas persisten durante toda la vida. Son indispensables para el mantenimiento y reparación de los tejidos.

Las células madre adultas son muy especializadas y con restricción de linaje; se distinguen de las células dérmicas sanas y jóvenes. Sin embargo, con la edad, el número de células madre de la piel disminuye y la renovación de su actividad se vuelve menos eficiente conduciendo a una piel envejecida. Por lo tanto, la incorporación de la tecnología de células madre en los cosméticos es muy prometedora y revolucionaria en términos de traer de vuelta el rejuvenecimiento de la piel, ya que regeneran los tejidos.

Una célula madre es una célula que tiene capacidad de autorrenovarse mediante divisiones mitóticas o bien de continuar la vía de diferenciación para la que está programada y, por lo tanto, producir células de uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados en función de su grado de multipotencialidad.

Las nuevas tecnologías nos han permitido acceder a las células madre vegetales y proveer a las células madre humanas con sus nutrientes de alto poder de renovación celular, evitando el envejecimiento de la piel y el folículo piloso.

 

 

 

Células madre vegetales

Las células madre vegetales contienen factores epigenéticos similares a los de las células madre humanas. Sus extractos les proveen importantes nutrientes a las células madre humanas y mejoran la viabilidad y la salud de las mismas.

En este caso, se trata de células madre de Malus Doméstica, una rara especie de manzana originaria de Suiza, en peligro de extinción, pero que gracias a la tecnología de cultivo celular se ha logrado reproducir hasta alcanzar la obtención de nuevos árboles. Para esto se utiliza tecnología basada en la diferenciación de células vegetales. Los callos celulares son inducidos para formar brotes y raíces y así generar toda una nueva planta.

Este hallazgo surgió de la utilización de estas manzanas en la Segunda Guerra Mundial, cuando era esencial que los alimentos tuvieran capacidad de almacenarse, e increíblemente estas manzanas tenían la característica de ser longevas.

Con la era de la industrialización, se dejaron de plantar estos árboles en las casas pero pudieron recrear muchos más con las células madre de los pocos árboles hallados.

El secreto de almacenamiento de las manzanas Malus Doméstica radica en que tienen altas concentraciones de ácidos y de taninos. Esta composición particular lleva a la increíble capacidad de almacenamiento y propiedades de la longevidad.

La protección de las células madre humanas por células de Malus Doméstica ha sido demostrada por varios experimentos invitro e invivo, que indican el retraso del envejecimiento, efectos antiarrugas y la revitalización del pelo. Las pruebas han sugerido también que este componente aumenta la vitalidad de células madre humanas y las protege de la tensión.

Realizando aplicaciones invitro del extracto a las células madre humanas de cordón umbilical, se encontró que aumenta el número de las mismas y además, incluso en bajas concentraciones, parece protegerlas del estrés ambiental, como la luz UV.

Otro hallazgo interesante es la capacidad de los ingredientes para retrasar el envejecimiento de los folículos pilosos, lo que sugiere un posible uso en la lucha contra el envejecimiento en las preparaciones capilares.

 

Extracto de Malus Doméstica

Los estudios demuestran que el fluidodel interior de estas células vegetales contiene componentes que ayudan a proteger y mantener la función de las células madre humanas. Las células de esta manzana contienen metabolitos para garantizar la longevidad; se ha corroborado que los frutos de estos árboles se mantienen bien por largos períodos.

 

Células madre en cabello

Hay fuerte evidencia de que el bulbo del cabello forma un embalse de las células madre epidérmicas.

El bulbo del cabello contiene células madre multipotentes que contribuyen a linajes de la epidermis, la glándula sebácea y el folículo piloso.

Las células madre de Malus Doméstica son la fuente para la regeneración de la epidermis, la formación de nuevo pelo y pigmentos del cabello. Reducen la senescencia prematura y la viabilidad apoptosis de las células madre que es la causa principal del envejecimiento de los tejidos.

 

Beneficios

  • Contiene factores epigenéticos similares a las células madre de un humano.
  • Suministra nutrientes celulares y saludables para nuestras propias células estaminales, que dan lugar a células especializadas.
  • Protege la longevidad de las células madre de la piel y el bulbo piloso.
  • Combate el envejecimiento cronológico.

En el gel revitalizante capilar la acción del extracto de Malus Doméstica esta fortalecida por el agregado de sustancias con acción antioxidante, mejoradoras de la circulación y otras que incrementan la rigidización del colágeno que circunda el folículo para favorecer su natural estructuración y capacidad de renovación.



Febrero 2018

VITAMINAS PARA PRESERVAR LA SALUD DE LA PIEL

Las vitaminas no aportan energía, ya que no se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación. El cuerpo humano no puede sintetizarlas, por lo que deben ser aportadas a través de la alimentación. Una excepción es la vitamina D, que se puede formar en la piel con la exposición al sol y las vitaminas K, B1, B12 y ácido fólico, que se forman en pequeñas cantidades en la flora intestinal. Son sustancias lábiles, pues se alteran fácilmente por cambios de temperatura y pH y, también, por almacenamientos prolongados.

Las vitaminas se dividen en dos grupos:

Liposolubles: Se disuelven en grasas y aceites (vitaminas A, D, E y K).

Hidrosolubles: Se disuelven en agua (vitamina C y el grupo de las vitaminas B).

 

Principios activos favorecen la absorción

Si bien la ingestión de vitaminas en nuestra alimentación ayuda a mejorar las condiciones de la piel, el tratamiento local con cosméticos que las contengan en concentraciones adecuadas y debidamente estabilizadas, permite aumentar la concentración regional de estos principios activos, obteniéndose resultados más efectivos e inmediatos.

 

Vitamina A: Retinol

Está presente como tal en los alimentos de origen animal, aunque en los vegetales se encuentra como provitamina A, en forma de carotenos. Los diferentes carotenos se transforman en vitamina A en el cuerpo humano. Se almacena en el hígado en grandes cantidades y también en el tejido graso de la piel (palmas de las manos y pies principalmente). Es una sustancia antioxidante, ya que elimina radicales libres y protege al ADN de su acción mutagénica, contribuyendo, por lo tanto, a frenar el envejecimiento celular. La función principal de esta vitamina es intervenir en la formación y mantenimiento de la piel, membranas mucosas, dientes y huesos.

Uno de los primeros síntomas de insuficiencia es la ceguera nocturna.

Otros síntomas son excesiva sequedad en la piel, falta de secreción de la membrana mucosa y sequedad en los ojos debido al mal funcionamiento del lagrimal.

La acción del retinol consiste principalmente en influir en la proliferación y reproducción de las células epiteliales. Su aplicación tópica en cosméticos es adecuada para el tratamiento del envejecimiento cutáneo y la disminución de las arrugas finas y las líneas de expresión, también como restauradora de la piel fotodañada. Tiene efectos anti-irritantes y antiinflamatorios. Favorece la angiogénesis con el consiguiente incremento del flujo sanguíneo de la zona tratada, mejorando la nutrición celular.

La vitamina A tópica penetra en la epidermis a través del estrato córneo y de los folículos. Su difusión al estrato córneo es rápida, pero su penetración a capas más profundas de la epidermis y en la dermis es más lenta.

 

Vitamina D: Calciferol

Otorga la energía suficiente al intestino para la absorción de nutrientes como el calcio y las proteínas. Es necesaria para la formación normal y protección de los huesos y dientes contra los efectos del bajo consumo de calcio. Esta vitamina se obtiene a través de provitaminas de origen animal que se activan en la piel por la acción de los rayos ultravioletas B.

 

Vitamina E: Alfa Tocoferol

Es una sustancia reductora que capta oxígeno con facilidad. Es el protector por excelencia de las membranas biológicas, debido a su actividad antirradical libre.

Actúa acoplándose a los lípidos insaturados de las mismas, evitando así su peroxidación.

La célula protegida de esta manera mantiene su integridad y regula la pérdida de humedad a nivel de la piel. Se encuentra en la naturaleza formando parte del insaponificable de aceites vegetales, fundamentalmente el de germen de trigo, pero también el de palta, girasol y otros.

La participación de la vitamina E como antioxidante es de suma importancia en la prevención de enfermedades donde existe una destrucción de células importantes. Retarda el envejecimiento celular y acelera la cicatrización.

Por sus características fisicoquímicas, la vitamina E y sus derivados penetran tanto por el estrato córneo como por la vía transfolicular.

El término vitamina se debe al bioquímico polaco Casimir Funk, quien lo planteó en el año 1912. Consideraba que eran necesarias para la vida (vita) y la terminación “amina” porque creía que todas estas sustancias poseían la función amina.

Las vitaminas son sustancias orgánicas, de naturaleza y composición variada. Son imprescindibles en los procesos metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. 

 

 

 

 

 

 

Vitamina K

Es una de las vitaminas que más tarde se descubrió, quizá por eso es desconocida entre el gran público. Existen tres tipos principales de vitamina K:

K1: Es la más eficiente de las tres. Se encuentra en abundancia en hortalizas y verduras.

K2: Es de origen animal, la sintetiza el propio organismo humano a partir de las bacterias del intestino.

K3: Es una variedad sintética de la vitamina K, desarrollada en laboratorio.

La función más importante de la vitamina K es la que desempeña en el proceso de coagulación de la sangre, básico para el desarrollo de la vida. También está estrechamente relacionada con el proceso de formación y desarrollo de los huesos, y su presencia es imprescindible para la fijación del calcio y para la remineralización. Su función cosmética consiste en mejorar la microcirculación en pieles con rosácea y telangectásias, además de disminuir la coloración violácea de las ojeras.

 

Vitamina C: Ácido Ascórbico

Es un cofactor indispensable en la síntesis del colágeno. Es importante en el crecimiento y reparación de las encías, vasos, huesos y dientes y para la metabolización de las grasas, por lo que se le atribuye el poder de reducir el colesterol.

Es un potente antioxidante. Actúa estimulando la biosíntesis del colágeno y otras proteínas de la matriz extracelular. Provee a la piel de una defensa extra contra las radiaciones UVB y UVA. Tiene acción aclarante, evitando la acumulación de melanina.

La vitamina C en forma de palmitato es mucho más estable que el ácido ascórbico. Por ello, este derivado se utiliza principalmente en preparaciones cosméticas.

 

Vitaminas del grupo B

Desde el punto de vista de la salud de nuestra piel y cabello, nos interesan las vitaminas.

B5: Ácido Pantoténico. Desempeña un papel aún no definido en el metabolismo de las proteínas. Interviene en el metabolismo celular como coenzima en la liberación de energía

a partir de las grasas, proteínas y carbohidratos. Su carencia produce caída del cabello y calvicie. Se utiliza para el tratamiento de cabellos dañados o debilitados. En la piel se la usa por sus propiedades epitelizantes y emolientes.

B6: Piridoxina. Actúa en la utilización de grasas del cuerpo y en la formación de glóbulos rojos. Mejora la capacidad de regeneración del tejido nervioso. Ayuda a prevenir enfermedades nerviosas y de la piel. Se emplea en cosmética como antiseborreica y estimulante capilar.

 

El aporte local de vitaminas a través de los cosméticos es un método eficaz de combatir el envejecimiento cutáneo. La posibilidad de incorporarlas en liposomas, miniesferas y otros sistemas de transporte permite su estabilidad por períodos prolongados y su incorporación en concentracionesconvenientes, a cosméticos cuyos vehículos sean adecuados a distintos biotipos cutáneos, incluso pieles sensibles.



Febrero 2018

LENTIGOS SOLARES SENILES

Lesiones primarias de la piel.

La piel constituye el órgano más extenso que tiene el ser humano. Cuando se observa alguna alteración en una piel sana, sin importar su característica, se habla de lesión primaria. Por consiguiente, los lentigos son lesiones primarias de la piel. El término “lentigo” proviene del latín lens, que significa "lenteja" (Stedman, 1993).

Anteriormente, solía llamarse “lentigo senil” porque era muy frecuente observarlo en personas de la tercera edad. Sin embargo, actualmente, también es común observarlas en personas de corta edad.

Los lentigos consisten en máculas o placas hiperpigmentadas de color pardo claro, homogéneo y de tamaño variable, que pueden aparecer en la piel y en las mucosas. Aunque algunos autores las consideran independientes de la exposición al sol, la alta incidencia de este trastorno dermatológico en las áreas expuestas a la luz solar justifica el término de “lentigo solar”. De la misma forma, se puede afirmar que estas lesiones son consecuencia del fotodaño. Por lo tanto, están comúnmente incluidas dentro de las formas clínicas de la dermatoheliosis, síndrome que reúne los diferentes signos de envejecimiento prematuro producto de la acumulación de radiación ultravioleta de los tipos A y B. Ambos son responsables de los trastornos de pigmentación, sobre todo en pieles atróficas o actínicas de los fototipos 1, II y III, y, en algunos casos, del fototipo IV, donde, por condiciones laborales, el paciente se ve obligado a periodos prolongados de exposición solar, como es el caso de los socorristas.

El término “lentigo”, en dermatología, está representado por diferentes cuadros clínicos que deben diferenciarse claramente. Una línea fina separa las entidades benignas de la piel de las malignas. Se deben distinguir, fundamentalmente, dos manifestaciones: el lentigo solar, que afecta a un 90% de las personas de raza blanca mayores de 60 años, y el lentigo simple, que aparece en todas las razas y puede estar presente desde el nacimiento.

En algunos casos muy específicos, los lentigos pueden presentar atipias y relacionarse con lesiones pigmentadas malignas. El lentigo maligno melanocítico es una variedad clínico-histológica del melanoma, que constituye, aproximadamente, el 5 % de todos los melanomas y afecta preferentemente a personas de edad avanzada.

El lentigo simple se manifiesta como una mácula parda que puede ser congénita o adquirida, compuesta por una proliferación localizada de melanocitos epidérmicos. Las manifestaciones de esta patología incluyen lesiones aisladas en la piel, los lechos ungueales y las mucosas. Pueden aparecer en cualquier momento de la vida, no guardan relación directa con la exposición al sol y surgen en cualquier área

de la superficie corporal incluyendo las zonas protegidas como los genitales, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Su etiología es aun desconocida.

Algunos autores señalan la influencia de factores genéticos, pero los estudios más recientes no son concluyentes.

Fitzpatrick y colaboradores (1988) sugieren que estas lesiones son la consecuencia de una melanogénesis aberrante o disfunción propia del melanocito, productora de melanina.

El lentigo solar se presenta a través de máculas de color amarillo claro, o marrón claro u oscuro, con márgenes bien definidos. Generalmente, estas máculas son múltiples, crecen con lentitud y tienden a confluir. Como se mencionó al inicio, este tipo de lentigo es más común en las personas mayores de 60 años y afecta en un 90% de los casos a individuos de raza blanca.

Con la microscopía electrónica, ha sido posible observar, en los queratinocitos

ubicados en las lesiones, complejos de melanosomas de mayor tamaño que los observados en los queratinocitos de la piel adyacente sana.

Estas lesiones brotan en zonas expuestas al sol, como la cara, las manos y los antebrazos. Se encuentran asociadas a otras manifestaciones cutáneas de fotoenvejecimiento por radiación ultravioleta, específicamente del tipo B, responsable de la pigmentación. Se pueden aclarar las lesiones ligeramente si se suspende la exposición al sol, aunque, sin embargo, las mismas persistirán de manera indefinida.

Fitzpatrick y colaboradores afirman que las personas que se broncean o queman escasamente luego de una prolongada exposición al sol tienen mayor riesgo de desarrollar lentigo solar.

Mientras tanto, los individuos muy pigmentados o con fototipos más altos tienen menor riesgo de padecer este tipo de trastornos. No obstante, los mismos autores acotan que cualquier individuo que padece dosis suficientemente elevadas de exposición a la radiación UV puede desarrollar lesiones.

Como en los casos anteriores, la etiopatogenia de los lentigos solares aun no es clara. Sin embargo, autores reconocidos, como Hafner C. y col (2009), plantean como hipótesis una base genética común entre el léntigo solar y la queratosis seborreica, una entidad con algunas características similares a la primera pero clínicamente diferenciable. Cawley y Curtis, en 1950, describieron al lentigo solar como una entidad nosológica distinta a todas las demás. Por su parte, Montagna y colaboradores resaltaron la proliferación simultánea de queratinocitos y melanocitos, los cuales conservan su tamaño y sus detalles citológicos normales cuando se los compara con la piel adyacente a las lesiones. También se ha demostrado la presencia de papilas epidérmicas más prominentes en las áreas con lentigos.

El lentigo maligno melanocítico es una entidad maligna digna de ser mencionada,

dada su estrecha relación con la exposición al sol sin la protección adecuada de pantallas solares. Bruzzon y Obstfeld, en una reciente revisión de estas patologías, afirman que este tipo de lentigo se localiza, principalmente, en zonas fotoexpuestas, como la cara, el cuello y el dorso de las manos. Se desconoce su etiopatogenia, pero no se descarta una posible acumulación de radiación solar.

El trastorno comienza como una mácula plana e hiperpigmentada, de tonos marrón, gris y negro, con crecimiento periférico (crecimiento radial) y contornos muy irregulares. En algún momento, tras un periodo de latencia de varios años, empieza a profundizarse y aparecen sobre su superficie áreas focales de pápulas o nódulos que pueden alcanzar de 3 a 20 cm y agravarse el cuadro al hacer metástasis.

En condiciones normales, la densidad melanocítica de la piel se reduce de 15 a 20% por década a partir de los 25 años de edad. Los melanocitos en la piel expuesta a radiación UV muestran una densidad dos veces mayor que los melanocitos en áreas que no tuvieron semejante exposición. Sin embargo, el aumento en la densidad de melanocitos, motivado por la radiación UV, no explica del todo la naturaleza localizada única de las proliferaciones melanocíticas en los lentigos solares, ni su aparición en algunos individuos y su ausencia en otros. Algunos investigadores, como Hafner C. y colaboradores (2009), plantean la existencia de una susceptibilidad genética en el desarrollo de los lentigos solares. Otro factor para considerar, es la susceptibilidad individual – es decir, raza, edad y reacción a la luz solar – que condiciona la prevalencia e intensidad de las lesiones epidérmicas.

Aunque vinculados con la tercera edad, los lentigos pueden aparecer a cualquier edad y en cualquier persona, más allá de cierta susceptibilidad genética e individual.

La piel constituye el órgano más extenso que tiene el ser humano. Cuando se observa alguna alteración en una piel sana, sin importar su característica, se habla de lesión primaria. Por consiguiente, los lentigos son lesiones primarias de la piel.

 

 

 

Es bien sabido que la acción de los rayos solares sobre la superficie cutánea es fundamental para la activación de la vitamina D. Sin embargo, es necesario entender que el daño ecológico ocasionado por el hombre es tan grave que se ha modificado la penetración de radiación UV a través de la atmósfera y, por lo tanto, su absorción por el ADN, el ARN, las proteínas, los lípidos de membranas y las organelas celulares presentes en la epidermis y dermis de las personas.

Camacho (Departamento de Dermatología de la Universidad de Sevilla), en su revisión reciente sobre "Antiguos y nuevos aspectos de la Fotoprotección", afirma que estos efectos de la radiación solar son acumulativos y dosis-dependiente. Los mismos están relacionados con la duración, frecuencia, calidad e intensidad de la radiación, y desembocan, como efecto inmediato, en la liberación de mediadores inflamatorios, como la histamina, la prostaglandina y la citocina, que causan inflamación y, como efecto tardío, cáncer de piel.

"Los UVB causan mutaciones en los oncogenes y genes supresores de tumores que llevan al cáncer de piel tipo carcinomas basoceíulares y espinocdulares. Los UVA determinan daño en el ADN por una reacción de fotosensibilidad que producen alteraciones cromosómicas, que determinaría citotoxicidad y carcinogénesis, que hoy se considera inducirían al melanoma, como ha sido demostrado en modelos animales y cultivo de células epidérmicas humanas", dice la revisión de Camacho.

Por otro lado, la moda del bronceado artificial constituye un riesgo de patologías dermatológicas malignas. Con tan sólo dos semanas de exposición a rayos UVA artificiales, se producen las mismas alteraciones moleculares que en las personas que se exponen frecuentemente al sol natural, lo que indefectiblemente llevará al desarrollo del cáncer de piel (Whitmore y col, 2001) eincluso melanomas (Wang y col 2001).

Además, la proporción de rayos UVA que alcanza la capa basal epidérmica y la dermis es 20 veces mayor que la proporción de UVB. Esto se debe a que los UVA no se filtran por la capa de ozono de la estratosfera ni se modifican por las condiciones ambientales y, como tienen mayor longitud de onda, penetran más profundamente en la piel.

Por otro lado, tampoco son bloqueados por el cristal de las ventanas, como los UVB. Según lo expuesto, se puede concluir que los rayos UVA juegan un papel importante en el fotoenvejecimiento y fotocarcinogénesis.

Efectos nocivos de los rayos solares Prevención y Tratamiento Las medidas de fotoprotección son fundamentales a la hora de prevenir la aparición de lentigos solares. Adam (2001) recomienda el uso de ropas que protejan del sol, sombreros de ala ancha, gafas oscuras que bloqueen tanto rayos UVA como UVB y cremas con

un Factor de Protección Solar (FPS) de 15 o mayor, junto con la incorporación de ciertos hábitos como, por ejemplo, caminar por la sombra en el horario de mayor exposición solar, entre las 10 y las 16 horas, y evitar los bronceados artificiales que pueden dañar la piel.

Algunas personas piensan que, cuando van a la playa, no están expuestas a radiaciones mientras nadan. Sin embargo, la nieve, el agua y la arena reflejan el 85% de los UV hacia la piel. Otra idea errónea es la que sugiere que el daño es menor durante los días nublados. En realidad, el 80% de los UV, y los UVA, penetran las nubes.

Ya se está elaborando vestimenta con tejidos especiales que otorgan cierto nivel de fotoprotección.

Investigadores australianos introdujeron el término "Factor de protección ultravioleta" (FPU) para los fabricantes de tejidos, locución que actualmente tiene aceptación internacional. El FPU marca la cantidad de UVA y/o UVB que atraviesa un tejido. Así, un FPU de 20 significa que sólo 1/20 de los UV que llegan a ese tejido pasan a través de él y alcanzan la superficie cutánea.

Existen también cremas de alta protección en el mercado, que se caracterizan por contener, en sus fórmulas, sustancias claves para cualquier pantalla solar que pretenda ser efectiva, como los óxidos de zinc y titanio. Algunas bases y polvos de maquillaje contienen estos componentes, que funcionan como pantallas solares que reflejan los rayos solares y los hacen rebotar.

Idealmente, el FPS siempre debe ser alto, sobre todo en personas con los fototipos I, II y III, según lo indicado por Fitzpatrick.

 

Todas estas medidas contribuyen, sin duda, a prevenir la aparición de los lentigos. Pero, ¿qué hacer cuando la lesión ya está presente? Aunque el lentigo solar, como tal, es una lesión benigna y no implica mayores problemas que los estéticos, suele ser uno de los principales motivos de consulta que reciben los dermatólogos, dermatocosmiatras y cosmiatras.

En cuanto a los posibles tratamientos, los dermatólogos suelen inclinarse por la criocirugía, donde se congelan las lesiones con gases a muy baja temperatura.

Pero las personas que se someten a esta técnica muchas veces terminan consultando por las máculas hipocrómicas que quedan en las áreas tratadas, lo que los lleva a buscar tratamientos más sofisticados como el láser.

Mientras tanto, los dermatocosmiatras y cosmiatras se inclinan un poco más por los tratamientos cosmecéuticos con principios activos despigmentantes, como la ubiquinona, el ácido kójico, la tretinoina al 0,05% y el ácido azelaico, entre otros.

La alternativa más común son los peelings químicos, donde se aplica una sustancia química sobre la piel para eliminar las capas superficiales. El grado de penetración necesario está condicionado por la profundidad de la lesión. A la hora de realizar este tipo de tratamientos, es fundamental explicarle detalladamente al paciente en qué consiste el procedimiento a seguir y hacerle entender la importancia de los cuidados rutinarios requeridos, para así evitar resultados desfavorables.

También existen en el mercado algunas combinaciones de principios activos pensadas específicamente para lentigos solares, a base de ácido glicólico al 35%, ácido láctico al 20%, ácido kójico al 3% y ácido retinoico al 3%, junto con cremas que contienen uva-ursi dentro de sus componentes. En el caso de fototipos bajos I y II, una alternativa al peeling despigmentante puede ser el peeling de fenol que, realizado en pacientes adheridos al tratamiento y por profesionales responsables, pueden producir resultados positivos.



Enero 2018

LA RAÍZ DE MACA, UN MEDICAMENTO NATURAL

Redescubrimiento de un producto milenario.

Cada vez más descubrimientos de los centros de medicina estética más importantes se basan en productos naturales que están al alcance de la mano en toda la zona de los Andes Centrales. En esta ocasión, recogemos la ponencia “La maca” (2005), de Ricardo Gampel, doctor en Bioquímica y Farmacia, especialista en Farmacología y Fitoterapia. El Dr. Gampel subraya el elevado valor alimenticio, nutricional y biológico de este tubérculo utilizado tradicionalmente por las poblaciones andinas, y su efecto reconstituyente, energizante, desfatigante y estimulante de la actividad sexual, de la reproducción y de la regulación hormonal.

Acciones confirmadas por numerosos estudios científicos que han demostrado la eficacia de la raíz de maca en la mejora general de personas desnutridas y anémicas, especialmente por déficit de hierro, fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, así como en el control de los trastornos del ciclo mensual y dismenorreicos, en la mejora de los síntomas que acompañan en la menopausia a un elevado porcentaje de mujeres.

La raíz de maca es un tubérculo similar a una pequeña zanahoria, con sabor ligeramente dulce y de color parecido a la papa. Su cultivo es anterior a la cultura incaica, y sus propiedades ya eran conocidas en las regiones andinas de Perú, Ecuador y Colombia, donde la altitud, de entre 2500 y 4000 metros, provee las mejores condiciones climáticas para su desarrollo. En la raíz de maca se destaca su contenido proteico (del 14 al 15 por ciento) e hidrocarbonado (del 60 al 65 por ciento). Esta planta contiene además 18 tipos de aminoácidos, 7 de ellos esenciales. Su heterogénea composición incluye vitaminas A, C, E y del grupo B, alcaloides (macaincas, macaridina y macamidas), ácidos grasos (láurico, mirístico, palmítico, palmitoleico, oleico, linoleico, arquidónico, lignocérico), esteroles (campesterol, estigmasterol, sitosterol, brassicasterol y ergosterol), glucosinolatos (isotiocianato de bencilo y de p-metoxibencilo), triterpenos, saponinas de estructura esteroidial, compuestos polifenólicos, taninos, flavonoides, fibra, minerales como calcio, fósforo, magnesio, sodio y potasio, y oligoelementos como zinc, selenio, hierro y manganeso.

 

Según Gampel, numerosos estudios elaborados desde 1960 hasta la actualidad se han centrado en la evaluación de la posible influencia positiva de la maca sobre la fertilidad y el comportamiento sexual tanto de los hombres como de las mujeres.

Preocupa la disminución de la fertilidad en el caso de los hombres debido sobre todo a trastornos de la vitalidad y motilidad de los espermatozoides, verificables con el recuento total de su número por centímetro cúbico y el volumen del total eyaculado.

Entre los diversos factores responsables por la disminución de la calidad del esperma, entre otros motivos, se pueden identificar: los estados de estrés, el consumo de alcohol y otras drogas, la contaminación ambiental y la reacción oxidativa en cadena de radicales libres, que inciden sobre la espermatogénesis.

Del mismo modo, las tensiones psicológicas y cuadros de ansiedad o depresión producen en los hombres y en las mujeres una disminución de la libido y trastornos sexuales, como pueden ser la anorgasmia y la disfunción eréctil. El Dr. Gampel resalta en ese sentido que “la utilización de raíz de maca ha demostrado un aumento en la producción de espermatozoides y una notable mejoría en su viabilidad y motilidad". Estudios, ensayos clínicos y endocrinológicos de diferentes grupos de investigadores han permitido comprobar que no modifica los niveles hormonales de testosterona, cuyo nivel bajo se asocia con una disminución del apetito sexual.

Tampoco modifica los niveles séricos hormonales de prolactina, ni de las gonadotrofinas, hipofisarias, FSH y LH, folículo estimulante y luteinizante, respectivamente, hormonas involucradas en la respuesta sexual”, por lo que al carecer de efectos secundarios, la raíz de maca resulta altamente beneficiosa en casos de astenia (fatiga crónica sexual).

 

La raíz de maca posee una notable acción energizante y revitalizante que puede ser útil en la recuperación de personas convalecientes, desnutridas, con agotamiento psicofísico o bajo los efectos del estrés. Se ha comprobado que esta planta atenúa y puede llegar a eliminar las variaciones homeostáticas y cambios metabólicos generados por el estrés, expresados analíticamente en un aumento de los niveles séricos de corticosterona y una disminución de la glucosa y los ácidos grasos libres.

El Dr. Gampel destaca asimismo los satisfactorios resultados obtenidos con la raíz de maca en la mejora de los síntomas del síndrome de fatiga crónica y fibromialgia, como parte de tratamientos sinérgicos que utilizan simultáneamente antioxidantes y otros principios naturales. Los esteroles de la raíz de maca ejercerían un efecto normalizador sobre el sistema endocrino, por lo que es útil para corregir los trastornos derivados del síndrome dismenorreico.

Ensayos clínicos y farmacológicos demuestran que los alcaloides de la raíz de maca actúan sobre la calcitonina y parathormona (hormonas que intervienen en la regulación del metabolismo del calcio y fósforo), y favorecen así el proceso de calcificación ósea y el aumento de la densidad ósea apreciable por densitometría.

La raíz de maca es un tubérculo similar a una pequeña zanahoria, con sabor ligeramente dulce y de color parecido a la papa. Su cultivo es anterior a la cultura incaica, y sus propiedades ya eran conocidas en las regiones andinas de Perú, Ecuador y Colombia. Las cualidades de este tubérculo son conocidas desde hace siglos por las comunidades de la región andina. Sin embargo, recién en los últimos años la ciencia reparó en su capacidad energizante, antiestrés y vigorizante sexual, por sólo nombrar algunas de sus tantas propiedades.

 

 

 

 

Este último es un factor clave en el tratamiento de la osteoporosis, de gran incidencia entre las mujeres durante la premenopausia y menopausia. Al explicar los efectos de la maca, el Dr. Gampel puntualiza que la asociación sinérgica de los componentes de la planta no actúa directamente sobre las gónadas sexuales ni los niveles hormonales, sino sobre el sistema hipotálamo-hipofisario y los mecanismos que regulan la liberación de las hormonas FSH y LH, es decir, a través de un mecanismo indirecto pero sumamente efectivo muy parecido al que de forma natural regula la actividad sexual. El especialista Josep Lluís Berdonces, por su parte, resalta que la flora autóctona es una de las riquezas que los conquistadores buscaron en Perú durante la época de la colonización.

Entre las especies más significativas de estas plantas, Berdonces menciona a la maca en el contexto de la medicina popular peruana: “Se comenta que es el verdadero viagra vegetal, por sus cualidades tónicas, afrodisíacas y preventivas del envejecimiento, y que el mismo inca tomaba maca para conservar su vigor y tono”.

 

Composición química contenida en 100g de la parte comestible 

Esta planta ofrece numerosos beneficios y tiene efectos selectivos según las necesidades del organismo:

Energizante: Su consumo hace que el cuerpo pueda desarrollar mayor trabajo físico y mental.

Antiestrés: El estrés disminuye la capacidad del cuerpo de procesar normalmente los nutrientes, de manera que se produce un desbalance en el funcionamiento de los órganos. Esta situación provoca cansancio, reducción o pérdida de las facultades mentales y físicas, ansiedad y mal estado de ánimo. La maca reduce el nivel de estrés en un 40 por ciento durante la vigencia del estímulo y, de esta manera, logra eliminarlo antes del lapso normal de desaparición.

Suplemento dietético: La maca es un poderoso energético de bajo aporte calórico, por lo que es ideal como suplemento para regímenes de reducción de peso. Las dietas hipocalóricas producen un decaimiento general que trae consigo bajo rendimiento, deterioro del estado de ánimo y desgano, que pueden ser contrarrestados con el consumo de maca. La maca también es valiosa en regímenes de aumento de peso o masa muscular, debido a que contiene 17 aminoácidos indispensables para la formación de tejido. El consumo de maca acompañado de ejercicios y alimentos de alto valor nutricional permite subir de peso por desarrollo muscular y no por aumento de tejido adiposo.

Tratamiento de desórdenes menstruales y menopausia: Estos desórdenes se caracterizan por mal humor, dolores abdominales, decaimiento y sensibilidad exacerbada. Los síntomas de menopausia, por su parte, incluyen insomnio, fatiga, artralgias, irritabilidad, aumento de peso, disminución de la libido, depresión, y palpitaciones. Tales situaciones obedecen a desbalances hormonales, principalmente de estrógenos. Mediante la suplementación regular con maca, se logra revertir el déficit de estrógenos y aliviar estos síntomas.

Vigorizante sexual: El consumo de maca favorece la potencia sexual, ya que aumenta la libido, la lubricación vaginal y el volumen seminal, y favorece de ese modo eyaculaciones abundantes y satisfactorias. Sus efectos favorables se observan en ambos sexos y promueven relaciones sexuales más satisfactorias.

Tónico reconstituyente: Muy beneficioso para toda persona en general que desee mejorar su estado de salud, y especialmente para los ancianos. Con el consumo de maca, el proceso de envejecimiento se hace más lento, se siente un nuevo impulso vital, aumenta el nivel de actividad, y mejora la memoria y el estado de alerta. Por otra parte, aumenta en un 50 por ciento la producción de DHEA, hormona cuya carencia está relacionada con el proceso de envejecimiento.

Tónico cerebral: Los estrógenos constituyen hormonas indispensables para la formación de dendritas, conexiones entre neuronas que permiten la sinapsis, es decir, los procesos de pensamiento tales como percepción, asociación y memorización. Las personas requieren un adecuado suministro de estrógenos en el cerebro para poder cumplir con estas funciones. En ese sentido, incorporar maca promueve el balance hormonal del cuerpo humano: sus complejos fitoquímicos estimulan las glándulas de secreción interna y proporcionan un adecuado suministro de hormonas para el funcionamiento de todos los órganos. De esa manera, mejoran la memoria, el estado de alerta y la capacidad de concentración.



Enero 2018

la celiaquía y la piel

La enfermedad celíaca y la aparición de dermatitis herpetiforme.

Las personas con dermatitis herpetiforme en general tienen los primeros síntomas a partir de los 20 años de edad, aunque también hay casos, poco frecuente, de niños que presentan esta enfermedad desde pequeños. Al tratarse de una enfermedad cutánea, suele manifestarse en forma de rojeces y sequedad con ampollas y picor severo. Pueden presentarse una o más erupciones y las zonas donde la dermatitis herpetiforme se manifiesta más habitualmente es en los pliegues de la piel: codos, rodillas y nalgas.

Al igual que la celiaquía, las principales complicaciones de la dermatitis herpetiforme no son visibles a simple vista.

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que ocurre en personas predispuestas genéticamente, donde existe una intolerancia permanente al gluten, produciendo lesiones en la mucosa intestinal con la consecuente malabsorción de nutrientes.

El gluten es una proteína amorfa presente en muchos cereales como trigo, avena, cebada y centeno, que se utiliza para dar consistencia elástica a panes y masas después de horneados. La incidencia de la celiaquía es del 1 al 2% de la población general.

La dermatitis herpetiforme es una enfermedad crónica autoinmune que puede aparecer a cualquier edad, con un pico máximo en la tercera década de la vida, siendo más frecuente en varones en la adultez y en mujeres en la infancia. Es la manifestación extraintestinal de la enfermedad celíaca. Clínicamente, se presenta con un polimorfismo lesional que se caracteriza por la existencia de pápulas, vesículas agrupadas en ramillete sobre una base urticariforme o eccematosa y, en algunos casos ampollas, las cuales derivan en erosiones, excoriaciones o hiperpigmentación. Son intensamente pruriginosas, simétricas y predominan en zonas de extensión como rodillas, codos, glúteos, nuca, línea de implantación pilosa y cara, siendo más rara su presentación en mucosas. 

 

El doctor Luis Rodrigo, experto en celiaquía, explica: “las manifestaciones de la celiaquía pueden ser diferentes en cada persona y los síntomas digestivos clásicos no son los más frecuentes, los dermatólogos deben tener muy presente que esta enfermedad puede manifestarse a través de distintas patologías de la piel. Siempre hay que pensar en ella cuando aparece un paciente con ciertos problemas dermatológicos”.

“Estos síntomas suelen aparecer durante la lactancia, es muy común en bebés y su causa no es conocida, por lo que podríamos pensar que tras esta alteración hay una intolerancia o una alergia”, agrega Rodrigo.

 

La Dermatitis Herpetiforme es la expresión de la celiaquía en la piel. Es la enfermedad cutánea por excelencia del celiaco. Fue descrita a finales del siglo XIX, y se caracteriza por lesiones vesiculosas elevadas, con líquido, simétricas, que afectan a zonas de roce pero que también pueden darse en otras partes del cuerpo, incluso pueden cubrirlo. Estas vesículas se secan y se convierten en costras causando mucho picor. Se estima, por tanto, produciendo grandes molestias ya que causan heridas, impiden el sueño, etc.

Rodrigo añade: “es una lesión muy característica pero a veces se confunde con la varicela, así que si aparece una varicela de repetición hay que sospechar que se trata de una dermatitis herpetiforme. El 25% aproximadamente de los celiacos, presentan esta manifestación cutánea y el 100% de los casos de dermatitis herpetiforme es de origen celiaco”.

La dermatitis herpetiforme se diagnostica con una biopsia de la piel sana en la que se busca IGA (Antitransglutaminasa), y el tratamiento es idéntico al de la celiaquía, dieta sin gluten estricta y de por vida. Con el tratamiento la piel se va recuperando poco a poco.

Los eczemas de contacto también pueden estar relacionados con la enfermedad celiaca, apunta Rodrigo. Ésta suele aparecer en dedos y manos y suelen ser a causa de hipersensibilidad, en este caso al gluten. Son señales muy llamativas y pueden estar relacionadas con el gluten. “A veces aparecen en personas que trabajan mucho con harinas, panaderos, cocineros. En estos casos los especialistas han de pensar que puede haber algún problema de hipersensibilidad al gluten”.

Una de las enfermedades cutáneas más conocidas es la psoriasis, ésta también tiene un origen autoinmune, por lo que es importante no descartar que haya una relación con la enfermedad celiaca. La psoriasis se manifiesta con lesiones de piel escamativas y deja zonas blanquecinas o rojizas. Se da sobre todo, explica Rodrigo, en codos y rodillas, pero en las zonas de extensión de los mismos. La piel se pela y produce escamas que pueden afectar hasta el cuero cabelludo, las uñas y a todo el cuerpo. La psoriasis no sólo provoca molestias como picores, también afecta de manera importante a la autoestima y al estado de ánimo de los pacientes sobre todo en sus épocas más complicadas, por lo que además de poder estar relacionada con la celiaquía, también guarda en muchos casos vinculación con problemas de ansiedad y depresión. Es una enfermedad relativamente fácil de diagnosticar porque se ve a simple vista.

Para el tratamiento se emplean distintos métodos, desde baños de parafina, cremas de corticoides…etc. En muchos casos puede haber una celiaquía, por eso es fundamental que el dermatólogo piense en ésta como una causa tanto de psoriasis como de otras enfermedades.

 

Otras enfermedades de la piel relacionadas con la intolerancia al gluten:

Liquen plano: se trata de lesiones planas máculas apigmentadas que aparecen en cualquier zona del cuerpo, incluso por dentro de la boca. Su origen, explica Rodrigo, está poco aclarado y tiene un tratamiento complicado. “En algunos casos la dieta sin gluten es recomendable en estos casos, no desaparecen las lesiones pero sí mejoran”.

Vitíligo: es una lesión autoinmune y muy frecuente. Se caracteriza por la falta de pigmentación en varias zonas de forma irregular, desde la cara a las manos, brazos, etc. Es una enfermedad inconfundible que también se ve a simple vista. En muchos casos se trata de paciencias con algún tipo de sensibilidad al gluten que también mejoran con dieta sin gluten, pero evidentemente las zonas despigmentadas no llegan a recuperarse totalmente. Al día de hoy no hay tratamiento médico más allá de la recomendable dieta sin gluten.

Alopecias: Hablamos en este caso de caída del cabello que da lugar a zonas de pelada (alopecia areata). “Normalmente se da en la cabeza  y puede llegar al punto de que no crezca el pelo. Es un defecto de maduración del cabello y en ocasiones puede ampliarse la zona despoblada y convertirse en alopecia universal”. Es una enfermedad, señala Rodrigo, “autoinmune muy asociada con otras enfermedades autoinmunes como el hipotiroidismo, la artritis y también la celiaquía. Su tratamiento más eficaz es la dieta sin gluten”.

 

La dermatitis herpetiforme suele manifestarse en forma de rojeces y sequedad con ampollas y picor severo. La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que ocurre en personas predispuestas genéticamente, donde existe una intolerancia permanente al gluten. Según los expertos, existe una relación bastante directa entre la enfermedad celíaca y la aparición de dermatitis herpetiforme. Esta enfermedad cutánea tiene una base inmunológica, al igual que la celiaquía, y suelen compartir la misma base genética.

 

 

 

 

 

Otra manifestación relacionada con la caída del cabello es la fragilidad en las uñas. “En muchas ocasiones junto con la caída del cabello aparecen manchas blancas en las uñas, fragilidad, alguna grieta… Suelen apuntar a una deficiencia de hierro que no recupera con tratamiento para superarla. Hablamos en este caso de una anemia ferropénica, uno de los hallazgos clínicos más habituales de los celiacos adultos. Los suplementos de hierro no funcionan porque el intestino del celiaco no lo absorbe”, explica el especialista.

Rágades bucales y aftas bucales. En el primer caso se trata de grietas en las comisuras de la boca, y en el segundo de pequeñas lesiones en las encías o en el interior de la mejilla. Suelen aparecer en personas con problemas digestivos, carencia de ciertas vitaminas del grupo B y C, y en celiacos, de hecho es muy habitual que tras estos problemas haya una celiaquía, por eso hay que prestar especial atención, porque son lesiones que aparecen y desaparecen pero no podemos convivir con ellas dándoles normalidad, porque se producen por algo y hay que encontrar la causa.

 

La doctora Lorea Begazgoitia aclara que: “Cada vez se escuchan más en ciertos entornos los supuestos beneficios de comer sin gluten, independientemente de ser celíaco o no. Una de las ventajas que se suele alegar, y que he leído ya preocupantemente en más de un blog no especializado en belleza o estética, es el beneficio de la dieta sin gluten para la piel, lo cual es falso”. Y Agrega: “El gluten solo es perjudicial para aquellas personas que tienen una enfermedad por sensibilidad al gluten; para el resto, es inocuo, y una dieta sin él carece completamente de ventajas. En lo que a la piel respecta, es falso que una dieta sin gluten mejore el acné, la psoriasis o cualquier otro factor”.

 

Tratamiento

Es muy importante realizar un diagnóstico de certeza de la forma más precoz posible, debido a que la clínica remite al realizar una dieta exenta de gluten. Es importante destacar que aunque esto es así, la remisión sólo con dieta puede tardar hasta un año en algunos casos, Hasta en un 10% de los casos pueden obtenerse remisiones definitivas, pero el resto requerirán dieta exenta de gluten de por vida. Los anticuerpos antitransglutaminasa pueden ser útiles para monitorizar el cumplimiento de la dieta.

Existen algunos casos difíciles de diagnosticar y que son finalmente identificados tras varias visitas al especialista. Esto es debido a que, en muchas ocasiones, la clínica no es demasiado evidente y pueden aparecer pocas manifestaciones. Por este motivo debemos siempre tener esto en cuenta. Muchas veces el paciente acude con algunas lesiones de rascado en codos o en rodillas, sin apenas otras manifestaciones. Una historia clínica adecuada y tener esta enfermedad en mente, serán elementos necesarios para poder diagnosticarla con mayor precocidad.

Una vez que está diagnosticada, y los pacientes consumen una dieta libre de gluten, los cuidados de la piel no deben diferir de los cuidados de una piel normal. No obstante, sabemos que en ocasiones pueden existir zonas que requieran cuidados especiales, donde la barrera lipídica no se encuentre en perfecto estado. Las rodillas y los codos deben hidratarse a diario de forma especial, con cremas específicas para estas zonas. Los aceites de baño emolientes son de gran ayuda como complemento en la hidratación diaria y pueden aplicarse tanto en el agua del baño como con la piel húmeda tras la ducha. También son de gran ayuda las cremas barrera, con alto contenido en ceramidas y que previenen la deshidratación de las zonas corporales más sensibles.

En el caso de que exista alguna recaída por diversos motivos, además del tratamiento médico convencional y la dieta, solemos emplear soluciones antisépticas secantes en las zonas afectadas, así como asociaciones de antibióticos y corticoides tópicos para aliviar los síntomas. Las cremas con calamina son útiles también por disminuir el picor y ejercer cierta acción secante y calmante.

 

Los aportes desde la Cosmética

Los productos con TACC no sólo se ingieren en la alimentación, sino también a través de los productos de higiene personal y corporal. Esto se debe a que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano y tiene una gran capacidad de absorción. El gluten en la cosmética se absorbe a través de la piel y el paciente lo consume por esta vía, muchas veces sin saberlo.

Las opciones sin TACC aún son muy pocas en las góndolas de perfumería. Pero, ante la necesidad y el aumento de casos, es una tendencia que empieza a cambiar.

El desarrollo de las líneas cosméticas sin TACC constituyen un avance importante para mejorar la calidad de vida de los celíacos, porque, si bien estos productos no penetran más allá de la dermis y no llegan a la corriente sanguínea, las investigaciones han demostrado que las personas celíacas suelen ser más proclives a desarrollar reacciones alérgicas o dermatitis de contacto. Los productos elaborados con quinoa y oliva, para celíacos pueden ser usados por toda la familia.

 

Hoy la celiaquía es la enfermedad crónica intestinal más frecuente en Argentina: Según estudios realizados desde el Ministerio de Salud a niños y adolescentes hay más de 400 mil diagnosticados y cada vez son más a quienes se les detecta la enfermedad. En los niños, las estadísticas oficiales llegan a 1 caso cada 79. Si bien es cada vez es más común que personas adultas identifiquen su cuadro, por cada persona diagnosticada, hay 8 que todavía no lo saben.

La gran difusión que tiene la celiaquía en todos los ámbitos en la actualidad permitió que la sociedad esté más alerta e informada sobre esta enfermedad, lo que posibilita que cada vez más personas lleguen a un diagnóstico certero cada año.

Recién en 2011 y a través de la Ley N° 26.588 la atención médica de la enfermedad celíaca fue declarada de interés nacional, al igual que la investigación clínica y epidemiológica. La Ley establece que, entre otros ítems, se deben rotular los productos que son libres de gluten, y compromete al Estado a difundir y estudiar sobre la enfermedad celíaca para lograr un diagnóstico más temprano.

 

Referencias

ENFERMEDAD CELÍACA Y SUS MANIFESTACIONES EN LA PIEL. HTTP://WWW.GRUPOGAMMA.COM/2016/05/ENFERMEDAD-CELIACA-Y-SUS-MANIFESTACIONES-EN-LA-PIEL/

SÍNTOMAS DE CELIAQUÍA EN LA PIEL.

HTTPS://SABERVIVIRMEJOR.COM/2017/01/19/SINTOMAS-DE-CELIAQUIA-EN-LA-PIEL/

EL GLUTEN Y LA PIEL: DERMATITIS HERPETIFORME.

HTTP://DERMATOLOGIA-BAGAZGOITIA.COM/2015/01/GLUTEN-PIEL-DERMATITIS-HERPETIFORME-1873

Fossati, Lilian. Enfermedad celíaca y piel - Dermatología Argentina.

HTTP://DERMATOLARG.ORG.AR/INDEX.PHP/DERMATOLARG/ARTICLE/VIEWFILE/116/62 



Diciembre 2017

CÁNCER DE PIEL: PREVENCIÓN Y DETECCIÓN TEMPRANA

Medidas simples y efectivas.

En la piel pueden aparecer lesiones precancerosas que, como su nombre lo indica, tienen la particularidad de poder evolucionar hacia un cáncer. Si se “ven” a tiempo, es posible tratarlas y, por lo tanto, hacer profilaxis del cáncer de piel.

Es fundamental, entonces, que la población sepa de la existencia de este tipo de lesiones.

Este concepto no es nuevo. El dermatólogo francés William Dubreuilh, en un congreso realizado en Londres en 1902, creó el término de lesión precancerosa en la piel.

Desde luego, las lesiones a las que se atendía en esa época no son las mismas que se reconocen hoy, ya que con el tiempo el estudio se ha profundizado y ha permitido identificar muchas otras patologías que, actualmente, los médicos agrupamos bajo la categoría de lesiones cancerizables.

Es así como hoy se considera que las lesiones precancerosas en la piel, siguiendo el concepto empleado por Dubreuilh, son aquellas que en un 15 o 20 por ciento de los casos pueden evolucionar a un cáncer.

 

Tipos de cáncer de piel

Existen epiteliomas baso-celulares, espinocelulares y anéxales adultos que, en general, no traen mayores complicaciones, dado que gran parte de los pacientes consultan tempranamente.

Las lesiones precancerosas pueden evolucionar hacia un epitelioma, pero también hacia un melanoma, que es una lesión maligna muy importante dentro de la ontología de la piel. Lo llaman el cáncer negro y hay que respetarlo, es decir, tratar de diagnosticar precozmente y, si es posible, prevenirlo.

 

Dónde se localiza el cáncer de piel

El cáncer de piel puede aparecer tanto en la piel en sí como en las mucosas. Las lesiones se ven en la boca y/o en las mucosas de la vagina o del glande. En la boca, pueden ser descubiertas tanto por el médico como por el odontólogo.

Incluso existe una especialidad practicada por ambos profesionales que se llama estomatología y que corresponde al estudio de la patología de la mucosa de la piel.

En la boca, hay lesiones precancerosas, provocadas por el cigarrillo, que se denominan leucoplaquia y se presentan como una mancha blanca. Se trata de una irritación provocada por el acto de fumar que, una vez detectada, se puede tratar.

También puede haber lesiones o úlceras originadas por una pieza dentaria rota o una prótesis, por lo que el odontólogo puede hacer profilaxis del cáncer de boca. Esa lastimadura, crónicamente mantenida, puede transformarse en una lesión epiteliomatosa. Otra patología de la boca es la queilitis, inflamación del labio que, si no se hace revisar por un médico, con los años puede evolucionar hacia una lesión seria. El tipo más importante de queilitis es el que describió el dermatólogo italiano Gilberto Manganotti en 1934, y que hoy se denomina “queilitis abrasiva de Manganotti” en homenaje a este especialista.

También existen queilitis actínicas, que son provocadas por los rayos del sol. A esta misma causa deben su origen las lesiones precancerosas llamadas queratosis. Hay dos tipos: las ocasionadas únicamente por el envejecimiento de la piel, y las que, además de ese factor, son favorecidas por la agresión del sol sobre las células de la piel, denominadas queratosis acrómicas o seniles. Dichas lesiones también pueden evolucionar hacia un epitelioma. El más común es el basocelular, que se localiza en la piel senil o con fotodaño, es decir, dañada por el sol.

No todas las queratosis derivan en cáncer, como tampoco lo hacen todas las lesiones blancas en la boca. Sin embargo, siempre es importante prestarles atención y consultar con el médico ni bien se observa alguna alteración.

 

Qué relación hay entre cáncer y lunares

Hay que respetar los lunares: algunos pueden dar lugar a un melanoma maligno. Estos lunares pueden sufrir modificaciones, por eso se habla de la regla A-B-C-D.

Lunares de ubicación “peligrosa”

Existen ubicaciones más riesgosas: las palmas de las manos, las plantas de los pies, los genitales o sitios de roce que estén expuestos permanentemente a un traumatismo, como la zona cercana a donde se abrocha el corpiño.

Las personas con muchos lunares, independientemente de la ubicación de los mismos, también deben tener especial cuidado y controlarlos periódicamente con un dermatólogo.

Asimismo, es fundamental cuidarlos de la exposición al sol, ya que esta puede comprometer la lesión al punto de que derive en un melanoma.

 

En la piel pueden aparecer lesiones que tienen la particularidad de poder evolucionar hacia un cáncer. Si se “ven” a tiempo, es posible tratarlas y, por lo tanto, hacer profilaxis del cáncer de piel. Es fundamental, que la población sepa de la existencia de este tipo de lesiones.

En la actualidad, nadie tendría por qué morir por esta enfermedad: con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado, puede superarse totalmente, incluso si se trata de un melanoma.

 

 

 

 

 

El herpes genital

El herpes genital predispone a las mujeres al cáncer genital. En los hombres, en cambio, no se comprobó relación entre ese tipo de herpes y el cáncer de pene. De todos modos, es importante respetar el principio de la ginecología de tratar a la pareja para evitar el contagio.

Los herpes son lesiones provocadas por un virus y se dividen en dos grandes grupos:

• Herpes simple: Pequeñas ampollitas en la zona genital o en la boca, que se extienden por aproximadamente un centímetro. No deja inmunidad, es decir, es recidivante (se cura pero luego vuelve).

Herpes zóster: Más conocido como culebrilla, se localiza en el tronco, en una mitad del cuerpo, y puede tener relación con la oncología. Para curarlo, debe recurrirse a un dermatólogo, ya que se extiende durante tres o cuatro semanas y produce intenso dolor en la zona afectada. Si no es tratado como corresponde, las manifestaciones desaparecen pero persiste el dolor. Este tipo de herpes deja inmunidad: una vez que se lo padeció, no vuelve a aparecer nunca más.

El herpes bilateral es excepcional: actualmente sólo se observa en algunos pacientes con Sida, dado que sus defensas de las infecciones nerviosas están bajas. El herpes bilateral también puede verse en los linfomas, que atacan la inmunidad.

 

La importancia de la inmunidad

La inmunidad es uno de los aspectos que determinan que un paciente jamás sea igual a otro. Cada enfermo es único, aunque tenga la misma patología que otra persona, porque el desarrollo de su enfermedad depende de las defensas que tenga respecto de tal patología.

El organismo se defiende permanentemente ante daños que pueden provocar cáncer: el sol, ciertas sustancias y los traumatismos repetidos. En ese sentido, existe una enfermedad precancerosa llamada hidroarsenicismo crónico regional endémico (HACRE), que se observa en individuos que toman durante años agua de pozos que contienen arsénico. En nuestro país, este fenómeno se ve particularmente en determinadas zonas de la provincia de Córdoba.

Por eso, dicha patología era llamada “enfermedad de Belleville”, localidad donde se detectó por primera vez.

Quienes sufren de HACRE muchas veces pueden desarrollar lesiones epiteliomatosas (cancerosas) en la piel. Incluso pueden presentar mayor incidencia de cáncer visceral, según el investigador argentino Roberto Biagini, que estudió ampliamente el tema en Córdoba y Salta.

Hay ciertas zonas de Argentina en las que las napas de agua registran alto contenido de arsénico que contamina los pozos, entre ellas parte de la provincia de Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa y Santiago del Estero.

Prevención: la clave

Hay distintos tipos de melanomas: no todos implican riesgo de vida. Existen algunos que infiltran rápidamente, dan melanosis y llevan a la muerte. Pero otros evolucionan muy lentamente y pueden permanecer años como una lesión

superficial.

Por eso es tan importante el diagnóstico precoz. Hoy en día, especialmente en las grandes ciudades, se ven más lesiones pequeñas de epiteliomas y melanomas, y cada vez menos casos de enfermedades avanzadas.

¿Las verrugas pueden ser malignas?

Las verrugas son lesiones virósicas, benignas y cutáneas, sin ninguna malignidad.

Hay verrugas vulgares, planas, venéreas (condilomas acumulados) y papilomas virósicos.

Todas las lesiones provocadas por un papota virus se denominan verrugas.

 

Algunas consideraciones sobre el cáncer de piel

Es importante mantener bien estimulado su sistema inmunológico.

 



Noviembre 2017

LA NUTRICIÓN Y EL ESTADO DE ÁNIMO

Recomendaciones alimenticias para vivir mejor.

La nutrición y el equilibrio psíquico son los dos pilares de un buen estado de salud. Están directamente vinculados entre sí y cualquier desajuste en alguno afecta al otro. La nutrición, a su vez, está íntimamente relacionada con el estado de ánimo y con el estrés, ya sea físico o psíquico. Cualquier inconveniente alimenticio puede bajar nuestras defensas inmunológicas y promover infecciones y otras enfermedades; puede hacernos sentir más nerviosos y excitados; y puede favorecer la aparición de taquicardia, palpitaciones, trastornos en la digestión, meteorismos,

diarrea y constipación. El aporte de determinados nutrientes es, entonces, indispensable. A continuación, presentaremos algunos de ellos, que desempeñan una tarea específica y fundamental en el funcionamiento del cerebro e intervienen en la concentración, la memoria y el estado de ánimo de las personas.

 

NUTRIENTES ESCENCIALES

  • El triptófano 

Es un aminoácido esencial, es decir, no es sintetizado por el organismo y debe ser aportado a través de la alimentación.

Es necesario para elaborar la producción de serotonina, un neurotransmisor que se encuentra en el sistema nervioso central. El triptófano posee varias funciones: regula el sueño, los estados de ánimo, las emociones, los estados depresivos, el apetito y el deseo sexual. Alimentos ricos en triptófano son: los huevos, los lácteos, los pescados, las carnes, las legumbres, los cereales y las frutas secas.

 

  • Las vitaminas del grupo B

Influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso central. La tiamina - o vitamina B1 - es una pieza clave en el metabolismo de los hidratos de carbono. Su deficiencia puede desembocar en la depresión, la pérdida de memoria y la falta de concentración. Se encuentra en la levadura de la cerveza, las carnes magras, los huevos, las legumbres, los cereales integrales y las frutas secas. La piridoxina - o vitamina B6 - afecta el metabolismo, la biosíntesis de distintos neurotransmisores (entre ellos la serotonina, a través del triptófano) y la formación

de las vainas de mielina, que permiten la transmisión de órdenes del cerebro a los músculos. Su escasez provoca irritabilidad, nerviosismo, fatiga e incluso depresión. Se encuentra en los granos enteros, las frutas secas, los cereales integrales, las legumbres y la levadura de cerveza. Finalmente, la vitamina B12 interviene en el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Su escasez produce trastornos neurológicos, como la neuropatía sensitiva con irritabilidad y depresión. Se encuentra en las carnes, los pescados, los huevos, los productos lácteos, el hígado y las vísceras.

 

  • Hidratos de carbono

Son fuentes de glucosa, que es el principal combustible del cerebro. Se deben mantener valores estables de glucemia durante el día, y esto se consigue con la ingestión adecuada de alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (como el pan, las pastas, las papas, las legumbres, el arroz y otros cereales) o simples (como las frutas, el azúcar, la miel y los alimentos dulces en general). Se recomienda el consumo de los hidratos de carbono complejos sobre los simples, ya que estos últimos sólo nos aportan energía, mientras que los primeros también

nos aportan vitaminas, minerales y fibras. A su vez, los hidratos de carbono deben ser distribuidos en cuatro comidas y colaciones diarias, con el fin de mantener relativamente fijos los niveles de glucosa en la sangre.

Una hipoglucemia de varias horas de duración puede provocar cansancio, nerviosismo, irritabilidad y falta de concentración o mareos, entre otros síntomas que experimentan muchos pacientes que no se alimentan bien. Estos suelen ser la consecuencia de un plan hipocalórico demasiado restrictivo, sin control ni seguimiento profesional, donde se producen carencias específicas de ciertos nutrientes importantes.

La nutrición y el equilibrio psíquico son los dos pilares de un buen estado de salud. Están directamente vinculados entre sí y cualquier desajuste en alguno afecta al otro.

Muchas veces, nuestra capacidad de concentración, nuestra memoria, nuestro apetito sexual y nuestro estado emocional tienen que ver con los alimentos y nutrientes que ingerimos.

Los hidratos de carbono, los aminoácidos como el triptófano y los minerales como el hierro son piezas fundamentales para que nuestro cerebro funcione de manera óptima.

 

 

 

 

  • Ácidos grasos esenciales

El linoleico y el linolénico son necesarios para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro por su abundancia en la membrana de las neuronas. No pueden ser sintetizados por el organismo y, por lo tanto, deben ser incorporados a través de alimentos como, por ejemplo: los aceites de origen vegetal (maíz, girasol, oliva, soja, etc.); las semillas; las frutas secas y los pescados grasos, principales fuentes de ácidos grasos Omega 3 (salmón, sardinas, atún y anchoas). Hierro

Este mineral es clave en el funcionamiento normal de las células cerebrales y, además, interviene en la síntesis de los neurotransmisores. Por lo tanto, la deficiencia de hierro en el organismo reduce la capacidad de concentración, atención y memoria y conduce a un desmejorado desempeño personal en la escuela y en el trabajo.

El hierro se encuentra en las carnes rojas, el pollo y el pescado, como también en el huevo, el hígado, las lentejas y las verduras de hojas verdes. Aunque el hierro en alimentos de origen vegetal es absorbido en menor medida por el organismo, dicha absorción aumenta notablemente si se combinan los mismos alimentos con otros ricos en vitamina C o en proteínas de origen animal.

»Vitamina E

Se caracteriza por su gran capacidad antioxidante y se puede encontrar en los aceites vegetales (maíz, oliva, soja, girasol), los cereales enteros (trigo, maíz, cebada, centeno, arroz) y las frutas secas (nueces, almendras, maníes, etc.).

  • Otros nutrientes y alimentos

Los oligoelementos - como el litio, el selenio, el cilicio y el cromo - y los minerales - como el potasio, el magnesio y el zinc - son fundamentales para la producción de serotonina. Además, existen otros alimentos que, aunque favorecen la actividad del sistema nervioso, pueden provocar problemas como nerviosismo e hiperactividad gracias a sus sustancias excitantes.

 

La cafeína - un alcaloide abundante en el café - es, obviamente, el estimulante por excelencia. Asimismo, se pueden mencionar el té (teína), las gaseosas cola, el cacao, el chocolate (teobromina) y el ginseng, un potente excitante que se agrega a ciertas bebidas o que se consume como complemento. Por otro lado, el alcohol también altera el sistema nervioso, al ser un potente tóxico para las neuronas. De todos modos, las sustancias estimulantes excitan pero no nutren. Aunque proporcionan una ayuda momentánea, su uso exagerado implica un desgaste nervioso y desemboca en una sensación de agotamiento y en la falta de adaptación al estrés.

Más allá de la ingesta de los nutrientes y alimentos ya nombrados, es importantísimo, para la salud mental y anímica, llevar adelante una vida sana. Esto significa hacer actividad física, como pasear, caminar, trotar y practicar un deporte; dormir de forma regular; hidratarse; meditar o realizar ejercicios de relajación y evitar hábitos tóxicos como la adicción al tabaco y la alcoholemia.

 

Como conclusión, podemos afirmar que una alimentación balanceada, que aporte todos los nutrientes, junto con ejercicios físicos y suficiente tiempo de descanso, son fundamentales para un día a día saludable.

 

La risa aumenta nuestro ritmo cardíaco y nuestro pulso y, al estimular la liberación de las endorfinas, permite que éstas cumplan una de sus funciones más importantes, como mantener la elasticidad de las arterias coronarias. En este sentido, la risa puede ser tan saludable como el ejercicio, e incluso en mayor medida, ya que veinte segundos de risa producen el mismo efecto positivo para el cuerpo que el que producen tres minutos de ejercicio físico constante. Además, la risa facilita la evacuación debido al masaje que efectúa sobre las vísceras, además de disminuir la presencia del colesterol en la sangre (ya que la risa equivale a realizar ejercicios aeróbicos) y ayudar a reducir la glucosa.

La lista de beneficios continúa: la risa también relaja los órganos del rostro, el tórax y el abdomen, y los pulmones logran transportar más aire, lo que implica una mayor oxigenación.

Estudios llevados a cabo en la Universidad de Maryland concluyeron que: “Treinta minutos de ejercicio tres veces a la semana y quince minutos de risa todos los días son muy buenos para el sistema vascular".



Noviembre 2017

COMBATIR LAS CANAS, DE LA RAÍZ A LA PUNTA

Tratamiento de las discromías hipocrómicas.

La tonalidad del pelo está dada por la melanina, pigmento responsable del color de la piel y de los ojos. Es por eso que la presencia de canas y las enfermedades despigmentantes, como el vitíligo, se relacionan con la disminución o ausencia de este pigmento. El cambio de color del cabello ocurre cuando la melanina deja de producirse en la raíz del pelo, y nuevos cabellos crecen en la zona sin pigmento debido a la muerte de las células madre, situadas en la base de los folículos pilosos que dan lugar a los melanocitos.

Si bien la aparición de la canicie se debe a múltiples causas, como déficit vitamínico alimentario, stress, problemas hormonales, o modificaciones fisiológicas o seniles, se sabe actualmente que las canas están asociadas, independientemente de su origen, a los genes Bcl2 y Bcl-w. El papel del peróxido de hidrógeno en la aparición de las canas Científicos de la Federation of American Societies for Experimental Biology (FASEB) han descubierto asimismo que en este proceso de despigmentación tiene un rol fundamental el peróxido de hidrógeno. Los investigadores observaron cantidades significativas de este compuesto químico en cultivos de células de folículos pilosos humanos, a causa de una reducción de la enzima catalasa, que lo transforma en agua y oxígeno. Comprobaron incluso que el cabello no puede repararse del daño causado por el peróxido de hidrógeno, debido a los bajos niveles de las enzimas MSR A y B que realizan esta función. Se ha comprobado además que la combinación de niveles altos de peróxido de hidrógeno y bajos de MSR A y B inhiben la formación de la enzima tirosinasa que conduce a la producción de melanina en los folículos pilosos, por lo que resulta elemental combinar en el tratamiento de las mismas un antioxidante con eficacia demostrada y un estimulante de la melanogénesis.

 

A cualquier edad, las células del cabello producen cierta cantidad de peróxido de hidrógeno (H2O2). Sin embargo, en la gente joven, este compuesto químico se descompone rápidamente en dos elementos inofensivos - hidrógeno y oxígeno - por acción de la enzima catalasa, que existe en todas las células del cuerpo.

A medida que envejecemos, las células del cabello producen menos catalasa y, por lo tanto, menos peróxido de hidrógeno es transformado en hidrógeno y oxígeno. Al permanecer más tiempo sin descomponerse, el peróxido ejerce un efecto más profundo en la decoloración del cabello.

Otra enzima - sulfóxido reductasa metionina A y B (MSR A y B) - ayuda a que los folículos del cabello reparen el daño causado por el peróxido de hidrógeno. Pero, a medida que envejecemos, el nivel de esta enzima sufre un declive y deja de controlar el daño causado por el peróxido.

La combinación de niveles más altos de peróxido de hidrógeno y niveles más bajos de MSR A y B dificulta la producción de la enzima tirosinasa, que facilita la transferencia de la melanina a las raíces del cabello.

Cuando el peróxido se acumula, la melanina no funciona.

Al principio, este proceso le quita algo de color al cabello, que cobra una apariencia grisácea. Con el tiempo, a medida que el nivel de catalasa se mantiene en declive y el del peróxido sigue en alza, el gris se convierte en blanco.

Según la Academia de Dermatología, las canas están presentes en más de la mitad de la población mundial mayor de 45 años, y aparecen más tempranamente en individuos caucásicos y orientales que en los de fenotipo negro. Los primeros indicios de canicie suelen darse entre los 30 y los 40 años, y en torno a los 50 las canas llegan a abarcar la mitad del cabello.

Una terapia que combina antioxidantes, de eficacia demostrada, con un estimulante de la melanogénesis para restablecer el color del cabello sin necesidad de tinturas.

 

 

 

 

La genética también cumple un rol en el pelo canoso. Algunas personas nacen sin algunas de las enzimas mencionadas, y entonces su pelo encanece temprano. De

todas formas, es normal que el primer pelo cano aparezca en la juventud, y la mayoría de las personas empieza a encanecer luego de los 20 o 30 años. En el otro extremo, hay personas que superan los 50 años sin ninguna cana. Esto se debe a que el ciclo del pelo varía según la persona.

Algunos estudios observan cierta relación entre el aumento del estrés y la aparición de pelos canos. Sin embargo, es difícil encontrar una explicación. Se cree que los efectos del estrés aumentan los signos de inflamación, lo que podría llegar a desembocar en más peróxido de hidrógeno en las células.

 

Antiguamente las canas se atribuían a sabiduría y conocimiento. Hoy, esta creencia dista mucho de la realidad, motivo por el cual cada vez son más los pacientes que buscan una solución para estas hipocromías, como evidencian las estadísticas actuales. La terapéutica recomendada para la canicie propone un innovador y efectivo protocolo que incluye una sesión de mesoterapia semanal en consultorio, complementada con una loción de aplicación diaria y el consumo de antioxidantes por vía oral como apoyo domiciliario. En dicha propuesta terapéutica se combinan los siguientes principios activos: ginkgo biloba, diguanosin tetrafosfato y acetil hexapéptido, este último, un péptido biomimético utilizado como cosmecéutico, que estimula la síntesis de melanina, favorece la transferencia de este pigmento desde los melanocitos hasta los queratinocitos, y aumenta la cantidad de melanocitos en el bulbo capilar. 

 

Existen alimentos y sustancias cuya ingesta ayuda a evitar - o, por lo menos, a retrasar - la aparición de canas. Uno de ellos es el té. Todos los tés contienen altas cantidades de sílice, un mineral que se encarga de mantener el vigor y el color natural del cabello. Otra infusión recomendada es la cola de caballo, uno de los mejores diuréticos disponibles.

Como el té, esta sustancia contiene altas cantidades de sílice. El diente de león y el cardo mariano son plantas que ayudan a mantener fuerte y en perfecto estado nuestro cabello, ya que ambas se caracterízan por contener altas dosis de hierro.

Pero no sólo las infusiones sirven para mantener una buena salud capilar y evitar las canas. Existen alimentos que también promueven este fin, entre los cuales son posibles destacar: los cereales integrales, que aportan altas cantidades de vitaminas del tipo B; la levadura de cerveza; las legumbres y los frutos secos, entre otras opciones. El cinc y el cobre son otros minerales fundamentales para mantener el cabello en perfectas condiciones. Estos nutrientes aparecen en altas cantidades en alimentos como pescados y mariscos.



Octubre 2017

QUÉ ES Y COMO TRATAR LA ONICOMICOSIS

Infecciones en las uñas.

La uña es una estructura anexa de la piel localizada en las regiones distales (alejadas del centro) de los miembros. Está formada principalmente por células muertas endurecidas, las cuales contienen queratina, una proteína fibrosa que el cuerpo produce de manera natural. El mayor aporte de estas células muertas proviene de los huesos.

El ritmo de crecimiento de las uñas varía de un dedo a otro y de una persona a otra. Crecen a una velocidad promedio de 0,1 milímetro por día (un centímetro cada 100 días o unos cuatro milímetros al mes). Las uñas de las manos lo hacen cuatro veces más rápido que las de los pies: tardan de tres a seis meses en volver a crecer completamente, mientras que las uñas de los pies demoran de 12 a 18 meses. El ritmo exacto depende de la edad, la estación del año, la cantidad de calcio, los ejercicios practicados y factores hereditarios.

 

ANATOMÍA DE LA UÑA:

  • Matriz o raíz: es donde se origina la uña, situada bajo la piel en su parte inferior.
  • Eponiquio: es la estrecha franja del pliegue de la piel que parece terminar en la base del cuerpo ungueal. A veces se lo llama cutícula.
  • Paronniquio: es la estrecha franja del pliegue de la piel a los lados de la uña.
  • Hiponiquio: es el tejido ubicado debajo del borde libre de la uña. Constituye un sello impermeable que protege el lecho ungueal de las infecciones.
  • Cuerpo ungueal: es la estructura córnea que normalmente se conoce como uña, la porción dura y translúcida compuesta de queratina.
  • Lecho ungueal: es el tejido conectivo adherente que se encuentra debajo de la uña y conecta con el dedo.
  • Lúnula: es la parte blanquecina en forma de medialuna que se observa casi siempre en la base del cuerpo ungueal. No es visible en todos los dedos. La lúnula es el final de la matriz y, por lo tanto, constituye la parte visible de la uña viva. El resto del cuerpo ungueal se compone de células muertas.

 

 

Onicomicosis se llama la enfermedad más común de las uñas, la infección por hongos, también conocida como onicomicosis dermatofítica o “tiña de las uñas”.  Esta condición, que puede presentarse tanto en los pies como en las manos, afecta a entre el 3 y el 5 por ciento de la población adulta a nivel mundial.

Las micosis que más frecuentemente afectan las uñas son provocadas por levaduras denominadas dermatofitos, altamente contagiosas. Es muy frecuente que los dedos vecinos al afectado también se infecten, así como los de otras personas, ya que si los elementos de higiene ungueal (tijeras cuticulares, tijeras para uñas,

cortaúñas y limas) se comparten, pueden transportar hongos, bacterias o virus.

 

La historia familiar, el aumento de la edad, un estado de salud delicado, la diabetes, un clima cálido, la participación en actividades de gimnasio, la inmunosupresión (un sistema inmunológico débil por VIH o inducido por drogas) y el uso frecuente de calzado oclusivo están entre los factores de riesgo de la onicomicosis.

Onicomicosis se llama la enfermedad más común de las uñas, la infección por hongos, también conocida como onicomicosis dermatofítica o “tiña de las uñas”. 

Con terapias tradicionales, suele reaparecer después de haber sido curada. Con el tratamiento láser, hasta el momento, se logra erradicar el hongo por completo, sin dañar el tejido circundante.

Esta condición, que puede presentarse tanto en los pies como en las manos, afecta a entre el 3 y el 5 por ciento de la población adulta a nivel mundial.

 

 

 

 

La micosis hace que las uñas se vuelvan más gruesas, cambien de forma y color, pierdan dureza, se astillen y adquieran una curvatura que molesta al calzarse y es muy antiestética.

Durante el proceso infeccioso, algunos pacientes presentan lesiones micóticas en la piel circundante a las uñas, las mismas pueden tratarse con láser, terapia tópica o ambas inclusive. En otros casos, simplemente se trata de excesiva resequedad a

causa del uso de talcos y productos para combatir la humedad en la zona y puede resolverse mejorando la hidratación.

 

En el esquema, pueden verse los principales hongos dermatofitos y su ubicación preferencial en la uña afectada.

El tratamiento clásico para los hongos de manos y pies combina uno tópico (ácido undecenoico, azoles y a veces alilaminas, sobre la uña) y uno de tipo oral antifúngico. La terapia tópica puede durar de ocho a 12 meses en las uñas de los pies, y de seis a ocho en las uñas de las manos. Ese es el tiempo que necesita una uña para regenerarse en su totalidad, en caso de que la infección haya colonizado todo el lecho ungueal.

Los métodos quirúrgicos de eliminación total o parcial de la uña se desaconsejan por posibles problemas posteriores, como la afectación del crecimiento normal de la uña y, por lo tanto, el desarrollo de una uña con mayor predisposición a la infección fúngica y con tendencia a la reinfección, además del efecto antiestético que producen.

La avulsión, abrasión o desbridado de la uña por oclusión, mediante métodos químicos indoloros con urea, junto con la aplicación de antifúngicos tópicos, se reserva para uñas distróficas y para pacientes con contraindicación a tratamientos con antifúngicos orales.

Los medicamentos tópicos y orales antimicóticos, solos o combinados, son tratamientos de larga duración.

 

La clave está en eliminar el hongo por calor sin dañar el tejido circundante. Así nació el tratamiento láser para la onicomicosis.

Es el mejor para los casos iniciales, y el único disponible para los recidivantes o refractarios a las terapias tradicionales. También está indicado para pacientes que no pueden recibir tratamientos medicamentosos como, por ejemplo, los que padecen insuficiencia hepática.

El procedimiento se efectúa con un láser de 1064 nanómetros de pulso largo, que transmite energía lumínica a través de la uña y, producto del intenso calor aplicado al lecho ungueal, erradica totalmente el hongo. El calentamiento que produce el haz láser es lento y paulatino, por lo cual no daña la matriz de la uña ni la piel. Así, la uña vuelve a crecer normalmente sin presentar ningún efecto secundario. No requiere anestesia, antibióticos ni analgésicos postoperatorios.

Bastan cuatro sesiones –con una semana de separación entre cada una para completar el tratamiento. 



Octubre 2017

ADIPOFILL™

Una lipoinyección, sin la inyección.

Con la edad, aparecen las arrugas, las imperfecciones y las manchas. Algunos intentan revertir estos procesos con cirugías u otras alternativas invasivas, mientras que otras personas, aunque con intenciones de mejorar su apariencia, no toman ninguna medida, asustadas por las opciones quirúrgicas.

Sin embargo, en los últimos años, se popularizaron las técnicas no invasivas o mínimamente invasivas, como el ácido hialurónico, las inyecciones de grasa autóloga y los activos que producen efectos parecidos al Botox (en inglés, se los denomina “Botox-like”).

Dentro de esta tendencia apareció Adipofill™, un activo que se puede agregar a cremas o hidratantes y que genera resultados parecidos a los de las lipoinyecciones, o lipofillings. En estos últimos tratamientos, se inyecta la grasa del mismo paciente al área tratada, restituyéndole su volumen original.

Sin embargo, a través de Adipofill™, no son necesarias las inyecciones o las intervenciones quirúrgicas.

 

Al envejecer, el rostro atraviesa profundos cambios: envejecen las células, que sufren la progresiva disfunción de su metabolismo; la cutis pierde elasticidad, y aparecen las manchas, las arrugas y la rosacea; y hay una pérdida del tejido adiposo, al disminuir la cantidad y el tamaño de los adipocitos.

En un rostro joven, los compartimentos grasos se encuentran llenos, mientras que en uno envejecido, estos compartimentos están desinflados.

Adipofill™ contrarresta esta pérdida de grasa. Compuesto por agua, ornitina, fosfolípidos, glicolípidos y propilenglicol, incluye el amino ácido y activo L-ortinina, encapsulado y transportado por ionosomas. Éstos, revestidos de polisacáridos, comportan un eficaz “sistema de entrega” para el L-ortinina y tienen la virtud de dirigirse directamente hacia los adipocitos.

Adipofill™ es un ejemplo del concepto de hormesis. El vocablo remite al griego “hormeticos”, que significa “estimulación”, y efectivamente consiste en estimular y exponer al cuerpo a una dosis baja de, por ejemplo, una toxina o contaminante.

Idealmente, como la dosis es baja, el efecto será contrario al de una dosis alta, y por lo tanto el cuerpo muestra una reacción adaptativa y homeostática, promoviendo un efecto curativo.

 

En la lipohormesis, el tejido adiposo sufre estrés, lo que estimula la expansión del tejido a través de la activación del factor 1 inducible por hipoxia (HIF1A, por sus siglas en inglés). En circunstancias normales, ante un aumento del tejido graso, algunas áreas pueden sufrir hipoxia, y es en estos casos cuando las células activan el HIF1A, para expandir el tejido graso y compensar la falta de oxígeno. Del mismo modo, en el caso de Adipofill™, la proteína HIF1A impulsa el anabolismo de los adipocitos, previene que los ácidos grasos salgan de los adipocitos y promueve el crecimiento del tejido adiposo, disparando un efecto rejuvenecedor.

 

Cada vez con más frecuencia, aparecen en el mercado productos novedosos que logran los efectos embellecedores de las mejores cirugías, pero sin intervenciones quirúrgicas. Adipofill™ es un activo que sirve para rellenar, suavizar y rejuvenecer la piel. Se puede agregar a cremas o hidratantes y genera resultados parecidos a los de las lipoinyecciones, o lipofillings.

 

 

 

 

Esto sucede porque dicha proteína favorece la adipogénesis, que es la conversión de los preadipocitos en adipocitos; la activación de la lipogénesis, que es la síntesis de los ácidos grasos; y la inhibición de la lipólisis, que es la transformación de los lípidos en ácidos grasos.

 

Las arrugas más difíciles de disminuir, y también las más visibles en el rostro y delatoras del envejecimiento, son los surcos nasogenianos. Adipofill matiza y suaviza estos surcos, y le devuelve al rostro un aspecto más joven.

La compañía de cosméticos Lucas Meyer, responsable de Adipofill™, llevó a cabo un experimento para comprobar la utilidad de su producto en el tratamiento de estas complicadas arrugas. Para el estudio, fueron reunidas veinte voluntarias entre los 40 y 60 años y con surcos nasogenianos. A cada participante se le aplicó, en una mitad del rostro, una crema con 2 por ciento Adipofill, y en la otra, un placebo. Se midieron la profundidad y aspereza de las arrugas antes de aplicar la crema y a los 30 días. Por otro lado, un dermatólogo examinó la suavidad del rostro antes de aplicar la crema, a los 30 y a los 60 días. Además, en el día 60, las voluntarias evaluaron el progreso que habían (o no habían) percibido.

Los resultados fueron contundentes: A los 30 días, en la mayoría de los casos, disminuyeron la profundidad de las arrugas y la aspereza de la superficie del rostro expuesto al Adipofill™, mientras que la superficie expuesta al placebo no solo no mostró una disminución sino que, por lo contrario, empeoró en ambos puntos. El estudio estimó una reducción del 37,6 por ciento, para las arrugas, y del 27,5 por ciento, para la aspereza. En cuanto a la suavidad del rostro, las superficies tratadas con Adipofill™ mejoraron notablemente, e incluso se observó un progreso sustancial entre los días 30 y 60, mientras que la superficie tratada con el placebo registró resultados mucho menores. En total, el 85 por ciento de las voluntarias mostraron una mejora, y en tales casos, Adipofill redujo los surcos nasogenianos en solamente un mes.

Al tener que evaluar las mismas pacientes la performance del activo, las respuestas fueron decididamente positivas: el 90 por ciento advirtió que su piel lucía más suave, más firme y menos cansada; el 80 por ciento notó que su piel parecía más rellena; el 75 por ciento, que su piel se veía más estirada; y el 70 por ciento, que el contorno de sus labios era más suave.



Septiembre 2017

FOSFATIDICOLINA: REMODELAR EL CONTORNO CORPORAL

La importancia de su procedencia.

La fosfatidilcolina es un nutriente muy usado en estética, gracias a su probada eficacia en la eliminación de depósitos de adiposidad localizada.

Sin embargo, la única manera de que el paciente obtenga resultados buenos y seguros es con el debido conocimiento de su médico especialista en estética acerca tanto de los mecanismos de acción y técnicas de aplicación, como de la procedencia del producto. Para el profesional, es fundamental contar con las herramientas necesarias para ejercer su profesión sin riesgos.

Esta sustancia es un fosfolípido de membrana (el más importante de los mamíferos), que forma parte de las lipoproteínas y es el componente mayoritario de las membranas celulares.

Activa la enzima lecitina-colesterol aciltransferasa; interviene en la estructuración e integridad de membranas y organelas, así como en el transporte celular; y regula la homeostasis lipídica, aumentando el transporte reverso del colesterol, activando las lipasas e inhibiendo la acumulación de colesterol en los tejidos.

La fosfolipasa D hidroliza la fosfatidilcolina y genera así ácido fosfatídico (apolar) y colina (polar). El ácido fosfatídico interviene en la activación de la vía lipolítica (relativa a la transformación de lípidos en ácidos grasos y glicerol) responsable de la reducción de la adiposidad localizada.

 

La fosfatidilcolina está especialmente indicada para la profilaxis y el tratamiento de la embolia grasa del paciente politraumatizado.

Dado su carácter anfipático, penetra en el adipocito. En el citoplasma, la hidrólisis de la fosfatidilcolina por la fosfolipasa D genera ácido fosfatídico, que llevaría a la activación de la proteincinasa C (PKC). Esta última activa la translocación de la lipasa sensible a hormonas (LSH), desde el citoplasma del adipocito hasta la vacuola que contiene los triglicéridos. Así, la LSH hidroliza los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol, que serán posteriormente utilizados en otras vías metabólicas o eliminados en pequeñas cantidades por el sistema urinario.

A su vez, esta sustancia genera la activación de receptores específicos de membrana y la destrucción de los adipocitos. Este último proceso se desencadena por la activación de la vía de la inflamación (fosfolipasa D o factor de necrosis tumoral alfa, [TNF-α]), o por una acción irritante directa de la fosfatidilcolina sobre los

adipocitos.

La fosfatidilcolina es un nutriente muy usado en estética, gracias a su probada eficacia en la eliminación de depósitos de adiposidad localizada.

Este nutriente tiene probada efectividad en la disolución de la adiposidad localizada. Sin embargo, es fundamental elegir correctamente el laboratorio que lo produce a fin de emplearlo con seguridad y obtener los mejores resultados.

 

 

 

 

 

El tratamiento con fosfatidilcolina tiene algunas contraindicaciones absolutas: niños, embarazadas, lactantes y diabéticos con microangiopatía. Las contraindicaciones relativas son las enfermedades renales, reumáticas (especialmente colagenosis y síndrome de anticuerpos antifosfolípidos) y crónicas, la obesidad androide, la resistencia insulínica (incluido el síndrome de ovarios poliquísticos) y enfermedades infecciosas crónicas.

 

Las evaluaciones se efectuaron en seis pacientes, cuya obesidad se localizaba en áreas distintas: dos en la región trocantérea, otro en flancos, otro en brazos y dos más en abdomen.

Se emplearon dos tipos de ampolla de fosfatidilcolina, una de procedencia extranjera (tipo A) y otra elaborada como fórmula magistral por una prestigiosa farmacia de la Ciudad de Buenos Aires (tipo B).

Cada paciente fue tratado con 5 centímetros cúbicos de fosfatidilcolina: 2,5 de la tipo A en una hemirregión, y 2,5 de la tipo B en la otra. Se hizo una sesión cada siete días durante seis semanas. La técnica de aplicación fue hipodérmica.

Antes y después del tratamiento, se les realizó a los pacientes un registro iconográfico y una ecografía del panículo adiposo, además de medírseles la zona a tratar.

 

Con la ampolla A (procedente de un laboratorio extranjero), se logró sólo el 55 por ciento de los resultados obtenidos con la ampolla B.

 

Por ello, se concluye que, al utilizar el mismo principio activo en un mismo paciente con la misma técnica, se pueden obtener resultados significativamente diferentes si no se efectúa una selección correcta respecto a la calidad, seguridad y garantía otorgadas por el laboratorio que prepara los productos aplicados y/o indicados a los pacientes.